La otra expropiación


Por Staff Códice Informativo el 18/03/2012
 La otra expropiación

El 18 de marzo de 1938 el presidente de México, Lázaro Cárdenas del Río, decretó la expropiación petrolera a fin de que la riqueza generada por la extracción, producción y venta del hidrocarburo –y que estaba en manos de compañías extranjeras- se quedara en la nación mexicana. A 74 años del suceso ¿en manos de quién está esa riqueza?

El robo de combustible o petróleo, a través de tomas clandestinas a instalaciones de Petróleos Mexicanos (PEMEX), se ha convertido en un problema mayúsculo para las autoridades federales, estatales y municipales en México.

Y es que no sólo se trata del delito de extracción del energético, sino de la problemática social, de seguridad y ecológica que implica esta acción ilegal.

De acuerdo con especialistas, ya no sólo se trata de bandas locales que deciden robar combustible para venderlo por su cuenta en caminos o patios en las comunidades. Este ilícito se ha convertido en uno de los tentáculos del crimen organizado que, incluso, exporta el producto a Estados Unidos.

Así que mientras los poderes Legislativo y Ejecutivo discuten en el Congreso y foros acerca de la entrada de la iniciativa privada al sector energético, los criminales hacen sus propios negocios con la venta del llamado “oro negro” y los combustibles. Vaya, hacen su propia expropiación petrolera.

El saldo negro

Esta extracción ilegal ha ido en aumento en los últimos años. Según reportes PEMEX otorgados a Códice Informativo, el volumen sustraído en tomas clandestinas en 2010 en todo México fue de 2 millones 162 mil 106 barriles, mientras que en 2011 ascendió poco más del 50 por ciento, para quedar en 3 millones 368 mil 998 barriles.

Según estimaciones de la paraestatal, el valor de lo sustraído en 2010 en todo el país fue de 2 mil 847 millones de pesos, mientras que en 2011 aumentó a 5 mil 72 millones de pesos.

Durante 2011 en todo el país fueron localizadas mil 324 tomas clandestinas, de las cuales poco más de mil se encontraban en poliductos en los que se transportan diversos productos refinados como las gasolinas o diesel; y 279 en oleoductos que llevan petróleo crudo. Además se encontraron otras 39 en ductos de PEMEX Exploración y Producción; y 56 en líneas de PEMEX Gas y Petroquímica Básica.

De tal magnitud es esta problemática que Petróleos Mexicanos no ha podido contener el robo con su equipo de seguridad y vigilancia interno, y ha tenido que recurrir al apoyo interinstitucional de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), la Secretaría de Marina, la PGR y la Policía Federal.

En 2011, Sinaloa fue el estado donde más tomas clandestinas se localizaron, con 289 en los ductos de PEMEX Refinación, y representaron el 22 por ciento del total.

En segundo lugar en esta lista negra de chupaductos fue el estado de Veracruz con 198 tomas clandestinas, que representaron el 15 por ciento del total. Y en el tercer sitio se posicionó Tamaulipas con 156 tomas clandestinas, equivalente al 12 por ciento del total de tomas.

Querétaro no está ajeno a este delito. En 2011 se encontraron varias decenas de tomas clandestinas.

Según cifras otorgadas por PEMEX a Códice Informativo fueron 42 en total los casos detectados de robo de productos petrolíferos en instalaciones de la paraestatal. Esta cifra equivale a poco más del 3 por ciento de las tomas detectadas en todo el país.

El municipio donde más tomas clandestinas se localizaron fue San Juan del Río con 32, seguido de Pedro Escobedo con cinco, Corregidora con tres, en la ciudad de Querétaro una; y otra más en el poblado de Aldama, correspondiente al municipio de Peñamiller.

En 2012 se han reportado hasta el 10 de marzo, seis tomas clandestinas la mayoría de ellas en San Juan del Río y una en Huimilpan.

Esos son los datos que da PEMEX, porque el gobierno del estado de Querétaro maneja otros.

De acuerdo con un reporte de la administración estatal, otorgada en exclusiva a Códice Informativo en 2011 sólo fueron 31 y en lo que va del año contempla cuatro tomas.

Por su parte, la PGR en su delegación Querétaro ejercitó acción penal en contra de “chupaductos” en muy pocas ocasiones en 2011 y lo que va de este año.

El 19 de enero de 2012, emitió el boletín IDPE/0196/12 en el que reporta que obtuvo del Juzgado Segundo de Distrito en la entidad un auto de formal prisión contra cinco personas, por su presunta responsabilidad en la comisión del delito de posesión de hidrocarburo refinado en perjuicio de PEMEX.

Esto, en referencia a cinco sujetos que fueron detenidos el 24 de diciembre de 2011 en el momento en que sacaban gasolina de un ducto de Petróleos Mexicanos en las inmediaciones de la carretera Tequisquiapan-San Juan del Río.

Ahí, elementos de la SEDENA les aseguraron seis vehículos cuyas cisternas contenían un total de 25 mil 519 litros del combustible, así como una bomba de extracción y 45 mil 250 pesos.

El 28 de octubre de 2011, la PGR publicó el boletín estatal DPE/4717/11 en el que asegura que ejercitó acción penal en contra de dos hombres por su presunta responsabilidad en la comisión del delito de tentativa de robo de hidrocarburos, considerado como grave.

Ello, luego de que estas personas fueron encontradas manipulando una manguera conectada a una toma clandestina hacia un ducto propiedad de PEMEX. Los sujetos
fueron asegurados por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Corregidora, en las inmediaciones de la carretera rumbo a Coroneo con dirección a Querétaro.

En un año y tres meses la PGR sólo informa, a través de su portal, de siete personas detenidas por posible robo de hidrocarburos; sólo a cinco de ellas se les dictó auto de formal prisión.

Códice Informativo buscó una declaración de las autoridades de la delegación Querétaro de la Procuraduría General de la República, pero hasta la fecha no ha habido atención por parte de su área de comunicación.

La estrategia para frenar el robo de combustible

A principios de febrero de 2012, el gobernador de Querétaro, José Calzada Rovirosa, sostuvo un encuentro con las autoridades de PEMEX a fin de implementar acciones para evitar el robo de combustible en el estado y proteger a la población de las consecuencias de dicho delito.

Estas acciones contemplan una mayor vigilancia de las instalaciones petroleras por parte de elementos del Ejército, la Policía Federal, la PGR, así como la Policía Estatal y la Municipal, en tierra y aire. Esto, aunado al incremento de la presencia de los cuerpos de seguridad interna de PEMEX.

De acuerdo con el mandatario queretano, se acordó también crear una mesa interinstitucional, encabezada en Querétaro por el entonces secretario de Gobierno, Roberto Loyola Vera –aspirante a la candidatura del PRI al municipio capitalino- quien precisó que este grupo analiza rubros como seguridad, protección civil y gobernabilidad, a fin de salvaguardar la integridad de los habitantes que viven en las zonas cercanas a los ductos que cruzan el estado.

Cabe precisar que las autoridades de seguridad han omitido mencionar en qué consiste las tareas y estrategias contra los “chupaductos” por cuestiones de inteligencia. Sin embargo, es un hecho que los tres niveles de gobierno deben atender, cada uno desde su trinchera, este delito nacional, que se ha convertido en la expropiación petrolera, ésta, por parte de grupos criminales.

Nuestra red editorial


Codicegrafía
¿Qué va a pasar con la Iglesia Católica?
EnBici.life
Mauricio Ochmann: Bajo el reflector
Pesos y Centavos
¿Qué hacer si aún no puedo pagar mi crédito?
Códice Informativo
Conoce el área COVID del Hospital General de Querétaro