Ya no es tabú que una mujer dirija una escuela


Por Staff Códice Informativo el 08/03/2012
 Ya no es tabú que una mujer dirija una escuela

Con una larga trayectoria en la docencia, Patricia Vidales ha desarrollado un modelo educativo propio basado en la filosofía

Treinta y dos años de experiencia respaldan la labor educativa de Patricia Vidales. A los 19 años descubrió su pasión por la docencia, y hace apenas seis años cristalizó un proyecto educativo con un nuevo modelo de enseñanza basado en investigaciones propias realizadas en el ámbito.

Es actual directora del Maple Grove Academy, institución que inició actividades en el 2009 pero que se planeó desde tres años atrás, y ha realizado investigación educativa durante los últimos siete años en conjunto con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Podría pensarse que en más de tres décadas de trabajo ha recorrido varios centros educativos, sin embargo refiere que únicamente ha pasado por tres instituciones, dos de ellas ubicadas en Querétaro.

En mis 32 años de trabajo en la educación solo he trabajado en tres instituciones, primero en un instituto de la Ciudad de México, en el Instituto Cumbres en Querétaro y desde el 2006 en este que es mi propio proyecto, el Maple Grove Academy”, señaló.

Al menos en el estado, apuntó, ya no existe el tabú de que una institución sea dirigida por una mujer; sin embargo, reconoció que las cuestiones culturales evidencian resistencia de algunos sectores de la sociedad para aceptar que las mujeres encabecen proyectos, por lo que aún tienen que realizar doble esfuerzo para mantenerse en los espacios ganados.

No es un tabú, es una cuestión cultural todavía. En esta cuestión cultural hay una resistencia a que la parte de aportar resoluciones o de aportar análisis sea algo que marque el camino o el destino de una empresa, en realidad la postura o las ideas de una mujer para dirigir una institución tienen que mostrarse con un esfuerzo doble, se tienen que pedir con mucha suavidad, y deben tener esta connotación de una actitud de servicio, de disposición y de generosidad para que puedan plasmarse”, refirió.

Si bien es cierto que se tiene que luchar contra dicha cuestión cultural, señaló que existen factores de vital importancia como la congruencia, la constancia, paciencia y perseverancia para poder continuar con el desarrollo del sector femenino en diferentes espacios de la sociedad.

Prueba de ello, indicó, es la construcción de su proyecto de vida, un centro educativo que ella misma creó partiendo de la filosofía hasta llegar a la metodología y didáctica, a fin de formar niños y jóvenes que impacten en el contexto en el que se desarrollan.

Las actividades que realicé tienen que ver desde el haber formado el modelo educativo creando una estructura desde la filosofía, la pedagogía, metodología, la didáctica, los medios y la evaluación, así como asegurarme para qué sector estamos trabajando y realmente ser un modelo que genere una transformación y que al mismo tiempo también ayude a que los niños y jóvenes y familias tengan una transferencia, un impacto de su personalidad en la sociedad a las que ellos pertenecen”, manifestó.

Por último, resaltó que la mentalidad de los mexicanos presenta síntomas de evolución, “hoy tenemos una candidata a la Presidencia, eso ya no es un tabú”.

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Moscú, la agonía por el Sol
EnBici.life
Marisol González: Hoy y siempre
Pesos y Centavos
¿Cómo borro mi buró de crédito?
Códice Informativo
Deserción escolar, otro síntoma de la pandemia