La redención de Carlos Slim


Por Staff Códice Informativo el 27/12/2021
 La redención de Carlos Slim

Foto: Especial

El desayuno de López Obrador con el empresario Carlos Slim Helú es evidencia de que, lejos de antagonizar a los grandes capitales, el ejecutivo federal los sigue respaldando ¿Y la clase media? Bien, gracias

Los admiradores más fieles de Andrés Manuel López Obrador tienen en común con sus críticos más ácidos una idea que, a juzgar por las acciones del presidente, a veces parece delirio: En estas mentes, AMLO es una especie de paladín ultraizquierdista siempre a cinco minutos de declarar la nacionalización de todas las empresas y expropiar a los grandes capitales.

Su papel como héroe o villano en esta trama, digna de James Bond o de propaganda soviética, depende de la filiación política de quien la enuncie. Sin embargo, la cuestión es justo esa, que en realidad es una fantasía y que el presidente no parece estar muy enemistado con la oligarquía que ha dominado a este país desde la apertura económica del salinismo.

Un ejemplo contundente de esto es el desayuno que tuvo hoy con Carlos Slim Helú, el empresario más importante del país y de quien se especula que invierte en los megaproyectos impulsados por la actual administración federal, como es el caso del Tren Maya, la Refinería Dos Bocas y el Aeropuerto de Santa Lucía, cuya construcción dio en el traste a otra gran inversión de Slim, el fallido aeropuerto de Texcoco.

No conforme con desayunar con el empresario, que debería encarnar todo lo que en discurso deplora, el mandatario lo llamó “amigo” y “ejemplo d empresario que contribuye al desarrollo del país“.

Esto podría aparecer para muchos como un ejemplo de redención de Slim ante Andrés Manuel, pero la realidad es mucho más turbia. El presidente dice unas cosas, pero sus acciones pintan para otro lado y, lo que es peor, parece no tener el menor empacho en sacrificar a la clase media en aras de aparecer como paladín de los pobres, dejando, eso sí, intocada a la gran burguesía.

Un muy buen ejemplo de esto lo encontramos en la Ley contra el outsourcing, que lejos de castigar a los grandes capitales, pone en jaque a miles de pequeños empresarios que operan como proveedores para la industria manufacturera, hoy por hoy, eje del desarrollo económico en el país.

Una de las películas menos conocidas de Luis Estrada pinta un México distópico donde la brecha entre ricos y pobres se ha vuelto insalvable. Al final, impotentes para vengarse de los millonarios causantes de su miseria, los desposeídos del país, asesinan familias de clase media y se quedan con sus bienes. A veces pareciera ser que esto es lo que busca AMLO.

Nuestra red editorial


Codicegrafía
«Mirar hacia el futuro para pensar de forma pertinente el presente», propone Verónica Gerber Bicecci
EnBici.life
Vanessa Huppenkothen: con disciplina
Códice Informativo
Deserción escolar, otro síntoma de la pandemia
Link a Sintesis Informativa