¿Candil de la calle…?


Por Staff Códice Informativo el 07/07/2020
 ¿Candil de la calle…?

Foto: Especial

Dicta el refrán que “al pueblo que fueres, haz lo que vieres”, y si en algo el mexicano se siente cómodo es en el molde […]

Dicta el refrán que “al pueblo que fueres, haz lo que vieres”, y si en algo el mexicano se siente cómodo es en el molde de los refranes populares. Para nadie es extraño que mientras acá un paisano tira una lata por la ventana o se detiene en un espacio reservado para personas con discapacidad, ese mismo paisano, apenas ponga pie en otro país, automáticamentese guardará la basura en los bolsillos, y se estacionará con prudencia y hasta con flexómetro.

Pareciera que en modo turista nos convertimos, como por arte de magia, en mejores ciudadanos; o quizá es que, astutos pero rastreros, somos conscientes que fuera de casa sí se cumplen las leyes —y, sobre todo, sí se aplican las sanciones—, esas que acá desdeñamos o pasamos por aquél famoso arco que cruzó Hitler al tomar París.

A lo mejor, por esto es que no nos sorprende que el presidente López Obrador, quien en esta pandemia no se ha cansado de mostrase displicente a la hora de acatar las medidas sanitarias, aparezca a bordo de un avión, usando un cubrebocas hasta los ojos, a punto de despegar con rumbo a los Estados Unidos, para reunirse con su homólogo y “amigo” Donald Trump.

Mientras que de este lado el presidente tocó, saludó, abrazó y hasta besó mejillas en estos tiempos de coronavirus, parece que sólo bastaba que atravesara el control aeroportuario para que se trasformara en lo que se espera de él, es decir, un ejemplo de civilidad o, dejándola barata, de sentido común.

Y al hacerlo, curiosamente, cumplió con ese otro refrán que reza “candil de la calle, oscuridad de su casa”.

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Negligencias durante la pandemia: las otras muertes del COVID-19
EnBici.life
Roberto Carlo: a flor de piel
Pesos y Centavos
¿Los billetes son fuente de contagio?
Códice Informativo
El confinamiento, catalizador de la violencia doméstica