| | www.codiceinformativo.com

MENU

PUBLICIDAD

Periodista de toda la vida, egresado de la escuela Carlos Septién García, catedrático en la Universidad de Guanajuato, analista político en radio y prensa escrita, además de Premio Estatal de Periodismo en el 2000.

»“Yo por la UAQ”

El asunto del 3 por ciento del presupuesto del estado para la Universidad Autónoma de Querétaro, está más que calientito



Por: Andrés González

El asunto del 3 por ciento del presupuesto del estado para la Universidad Autónoma de Querétaro, está más que calientito.

En la calle, entre las autoridades de la UAQ – la nueva, la que ya va de salida – entre los jóvenes universitarios con el movimiento “Yo por la UAQ” pero también entre los partidos políticos.

Para colmo, la situación la vino a abonar – a lo mejor sin entenderlo del todo – el joven maravilla, el queretano Ricardo Anaya Cortés, en una visión que no es precisamente la del gobernador Pancho Domínguez.

Y se alebrestó más el gallinero, el oficial de Gobierno del Estado, con su partido y su dirigencia, el “ricardista” Pepe Báez.

En la semana, las declaraciones poco afortunadas (para los universitarios) que hiciera el diputado Erik Salas, solo vinieron a descomponer el cuadro o posible arreglo y que anticiparon nuevas tormentas en torno al tema.

Y este sábado en su II Informe, Mauricio Ortiz Proal retoma – para variar – el tema. Y lo considera como justo ese incremento, a contrapelo de lo oficial en instancias de gobierno, porque la posición de Erik no es de él – si no se manda solo – sino que es la que viene dictada desde instancias extra muros de la legislatura.

Eso también se ve a leguas.

Por eso – y esto es igualmente entendible – los dos diputados del PRI Braulio Guerra Urbiola y Hugo Cabrera Ruiz, reaparecen, se reencuentran después de más de tres meses que no lo hacían, con el tema de la Universidad.

Y ambos coinciden en que ahora, la pelotita está en la cancha de la legislatura local.

“Que los diputados panistas reconsideren su postura” coincidieron ambos diputados.

Y desde este frente, vuelven a reverdecer viejos “afectos” entre las partes. Recordemos que fue justamente en la UAQ donde el diputado Hugo Cabrera Ruiz, montara, apoyado por el rector Gilberto Herrera, el Foro Nacional sobre la

Inseguridad que se ahora se tiene en ciudades consideras hasta hace poco como tranquilas. Un título que ni mandado hacer para Querétaro y para el Gobernador en funciones.

Y de palabra, se distanciaron públicamente.

Y es, además, este asunto de la inseguridad un tema muy sensible de la ciudadanía, que lo siente y lo resiente, pero también por demás alterable, irritable, en el carácter de las más altas instancias locales.

Ni que.

Por eso lo de ayer salió muy claramente a colación, justamente cuando desde el Congreso fuera aprobado el

Presupuesto Federal y las participaciones que de este se derivan a los estados.

En la semana, Pancho Domínguez declaró que estaría buscando hacer contacto con la Cámara de Diputados para “conseguir mayores apoyos federales para Querétaro”.

¿Los buscó el señor Gobernador para conseguir estos apoyos? Le pregunté a uno de los dos diputados federales que ayer dieron conferencia.

No, para nada. Sus intereses van, desde hace tiempo, por otro carril.

Hoy se sabe por ejemplo, que para otorgar ese 3 por ciento famoso, la diferencia está en algo así como 414 millones de pesos que tendría que aportar el Estado, pues de los 577 que hoy aporta, subiría a los 991 mdp.

Si claro que se puede, si hubiera voluntad política. Dijeron.

Y pusieron como ejemplo la supresión de la tenencia vehicular, que parecía imposible de cumplir pero que se logró por los mecanismos que se buscaron por el gobierno de Pepe Calzada.

“Lo que pasa es que la Universidad no está creciendo al ritmo que lo está haciendo Querétaro…y se va rezagando y dejando de cumplir con la demanda que hacen estudiantes de nuevo ingreso” dijeron.

También defendieron ese 3 por ciento, al señalar que si este se otorgara, se alejaría la incertidumbre en la que año con año está inmersa la Universidad pública.

“El 3 por ciento es el piso del incremento y no necesariamente un tope. De ahí para arriba, porque la realidad es que no se está cubriendo la demanda estudiantil” dijo Hugo Cabrera.

Y están en éste estira y afloja, partidizado por necesidad y por exigencia y proximidad de los tiempos de contienda.

Ni modo que no.