Vivimos tiempos aciagos; ¡no todo está perdido!


Por Héctor Parra el 02/01/2021
 Vivimos tiempos aciagos; ¡no todo está perdido!

Foto. DW

No cabe duda de que, a nivel mundial vivimos tiempos aciagos, pero en México se agravan por tanto abuso y torpezas de un “régimen político” que no sabe gobernar, se empeña en hacer mal las cosas, situación que ha complicado más esos tiempos aciagos

No cabe duda de que, a nivel mundial vivimos tiempos aciagos, pero en México se agravan por tanto abuso y torpezas de un “régimen político” que no sabe gobernar, se empeña en hacer mal las cosas, situación que ha complicado más esos tiempos aciagos.

Concluimos un año atípico e iniciamos otro idéntico, solo nos diferencia el número, pasamos del 2002 al 2021, eso es todo. Los mexicanos seguimos sumidos en la desesperanza. No hay inversiones; no hay trabajo; miles y miles de muertos a manos de la delincuencia; otros miles de muertos a causa del pésimo manejo de la pandemia que aqueja al mundo entero, a unos más a otros menos, a nosotros nos golpea con furia inusitada a razón del incompetente gobierno de Andrés Manuel López Obrador; la corrupción se ha institucionalizado y la incompetencia se ha profesionalizado; y así podríamos enumerar más “tragedias”. Mientras tanto, es deber continuar en el auto encierro, para evitar engrosar la escandalosa cifra de muertos, a casusa del mal manejo de la pandemia. Ahora se conjuga la manipulación tendenciosa, caprichosa y política de la vacuna en contra del letal virus.

Lo inmediato, lo urgente, lo ineludible, a partir de ya pagar impuestos del 2021 para que López pueda sufragar los gastos excesivos y caprichosos de sus obras. No hay escapatoria.

Mientras los “vividores” de la política se aprestan al asalto de miles de cargos públicos de elección popular. Excepcionalmente habrá políticos que trabajen por el bien de México. Esos irán “Por México”, “Sí por México”, para sacarlo del atolladero en que lo ha sumido el desastroso de Andrés Manuel. Sí se puede.

No todo estará perdido en el año que comienza. Año que, por cierto, López lo ha denominado como el de “La Independencia”. Será el año de la esperanza, año en el cual juntos podremos incidir para salvar a México. Alcancemos esa independencia que amenaza con destruir, en el tercer año de gobierno, hacerla añicos el incompetente gobierno federal. 1821, 2021, estamos obligados a lograr la independencia del nefasto gobierno que intimida con endurecer sus esquizofrénicas locuras.

Estamos a cinco meses de alcanzar ese objetivo. Precisamente será el próximo 6 de junio, “día de la esperanza”, cuando vayamos a votar en la fecha de las elecciones. Ese será el momento cumbe, no habrá otro, para ejercer el poder masivo y democrático de la liberación, con el instrumento del sufragio universal; instrumento pacífico para vencer, minar el poder omnímodo e inconstitucional que le han otorgado los deleznables legisladores federales al abusivo Presidente de la República.

No todo estará perdido a pesar de los tiempos aciagos que vivimos. Son más los millones de mexicanas y mexicanos que luchan por conservar y fortalecer las libertades, que aquellos, muchos engañados, que desean cargar la “yunta” sobre sus hombros. Habrá que desvelar a diario las mentiras del mitómano profesional, quien tergiversa los hechos, manipula la política mediática y mentirosa, emulando al perverso de Joseph Goebbels. Hombre que manipulara la comunicación política de Adolfo Hitler. Artífice del convencimiento tergiversado de los hechos que lograron persuadir al pueblo alemán, basado en la mentira. Así trabaja, así actúa Andrés Manuel López Obrador, sustentado en la mentira.

Con pensamiento positivo, a pesar de lo aciago de los tiempos, la misma sociedad puede lograr cambiar las cosas ¿Cómo? Simple.

Primero. No votar por candidatos del partido del Presidente y sus aliados. Segundo. Votar por los candidatos de la o las Coaliciones electorales, opositoras a López Obrador, repudiar así sus políticas destructivas. Tercero. Cuidar la limpieza de las elecciones y denunciar los “acarreos” masivos que pretende llevar a cabo el Presidente López, con su ejército denominado “siervos de la nación”, su objetivo son los beneficiarios de los programas sociales; es delito electoral. Cuarto. Denunciar todas las conductas delictivas electorales ante el Ministerio Público local, no a la federal, esa institución seguramente esconderá las denuncias en contra de sus aliados; harán compra masiva de votos, otro delito electoral. Quinto. Acompañar los paquetes electorales a los consejos distritales. Sexto. Tomar copia o fotografiar los resultados de las actas electorales de resultados de votación. Sexto. Acudir a las sesiones de cómputo distritales para defender el voto opositor a López Obrador ¡No todo está perdido!

Ver todas las columnas de Héctor Parra

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Maradona, el dios y sus claroscuros
EnBici.life
Michell Roxana: Inspiradora
Pesos y Centavos
Recuento 2020: Inflación, salario mínimo, el peso y la bolsa
Códice Informativo
¿Llegó el fin de PornHub?