| | www.codiceinformativo.com

MENU

PUBLICIDAD

Política, conferenciante y humanista comprometida con la construcción de una sociedad más justa y equitativa. Amo a México.

»Te deseo un mejor 2017

Deseo que contemos con buenos gobernantes caracterizados por un ejercicio del poder con eficiencia, transparencia, rendición de cuentas y estado de derecho



Por: Patricia Espinosa Torres

Deseo que no volvamos a vivir un año tan complejo y difícil como 2016 y que el impacto sobre 2017, no sea tan terrible como se avizora. En lo político: por la corrupción y la impunidad; por las históricas elecciones locales con alternancia en ocho de las doce entidades, resultado de gobiernos abusivos y corruptos; por la fútil presencia mediática de los dirigentes partidistas; por el repunte del crimen organizado; y, la aparición de cientos de fosas clandestinas.

En lo económico: por la devaluación de la moneda; la inflación de 3.7%; el 55% de deuda sobre el PIB; el pobre crecimiento económico; el alza de las gasolinas que tendrán efecto dominó sobre los bienes de consumo; la caída del superávit del sector automotriz en un 4.6% y el incremento de costos en la construcción; además, de la incertidumbre sobre el TLC ante la llegada, en enero, de Trump a la presidencia de Estados Unidos.

El sistema político, no solo el mexicano, está trastocado y la democracia, dañada. Me preocupa porque creo en ella, a pesar de “ser el peor de todos los sistemas políticos con excepción de todos los sistemas restantes” como decía Churchill. Y mientras no encontremos uno mejor, el autoritarismo, el populismo, el fanatismo, están horadando a las sociedades de todo el mundo.

Deseo que en México la democracia sea una forma de gobierno y un estilo de vida fundada en el respeto a los derechos de todos los mexicanos, y que una sociedad participativa y exigente sea corresponsable en la tarea del deber ciudadano como deber práctico, no teórico. No puede haber sociedad sin una autoridad que sea expresión de la colectividad, que entienda su misión y cumpla su deber para que esa sociedad logre sus fines, que constituye el Bien Común.

Deseo que contemos con buenos gobernantes caracterizados por un ejercicio del poder con eficiencia, transparencia, rendición de cuentas y estado de derecho. La conjunción de esos rasgos revela la determinación de un gobierno por utilizar los recursos disponibles a favor del desarrollo económico y social para sus gobernados.

Deseo que las instituciones cuenten con servidores públicos que mantengan un comportamiento íntegro en su cargo y que actúen siempre con probidad y ética, valores esenciales para lograr una conducta adecuada. Que no olviden que están al servicio de la comunidad, e idealmente mejorar la eficiencia y dar buenos resultados, lo que propicia mayor confianza en la población.

Deseo que se fortalezca una ciudadanía participativa en el proceso de decisiones, punto clave de un buen gobierno, y esté mejor informada, bien organizada y caracterizada por la libertad de expresión. Una sociedad responsable debe ser vigilante de sus gobernantes y exigente de la atención que recibe. Realmente, como sociedad no hemos sabido apropiarnos de las operaciones políticas que los últimos veinte años mejoraron la convivencia de diversidad política, no vivida nunca antes.

Deseo que México cuente con un buen gobierno en los diversos órdenes de la vida nacional que refleje el consenso social, el respeto a las normas, a la justicia, la igualdad y el bienestar, entre otros. Alcanzar esta expectativa implica evolucionar a un sistema institucional renovado que estimule el crecimiento económico, la participación y la equidad social.

Deseo que la clase política no le falle más al ciudadano para que no se vuelva contra ella el reclamo para recuperar su capacidad de decisión directa. A ello contribuyen las nuevas tecnologías, especialmente, las redes sociales como mecanismos afectivos que expresan identidades antes que razones; y a lo que se suma, la crisis de los partidos políticos tradicionales -stablishment- que no logran atraer a los electores. Como dice Margaret Canovan “las democracias deben atajar las causas del descontento que hace reaparecer al espectro populista, pero para ello se requieren políticas que ese mismo descontento hace difícil aprobar.”

Hoy más que nunca, el País requiere de su gente para que, en medio de la adversidad, encuentre soluciones creativas y efectivas para resolver la coyuntura; así, retomar en sus manos el futuro que desea para sus familias.

Estimado lector, te deseo que estos últimos días decembrinos estén llenos de amor y de paz junto a tus seres queridos. Que el Señor derrame sus bendiciones para que en 2017 ilumine a todos los mexicanos -gobernantes, servidores, ciudadanos, familias- para que seamos la luz del México próspero y feliz que estoy segura, todos queremos.