Si hay vida… 


Por Andrés González el 10/11/2021
Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.
 Si hay vida… 

Foto: Notimex

Con la salida – renuncia, no remoción – del queretano Santiago Nieto Castillo como titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) del gobierno federal, […]

Con la salida – renuncia, no remoción – del queretano Santiago Nieto Castillo como titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) del gobierno federal, se deja a salvo la pertenencia a un proyecto político – el de la 4T – pero también la lealtad al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Esto se desprende del Twitter que subiera el propio Santiago, tras el escándalo derivado  de su boda, del poco recato y austeridad que de esta se desprendió.

@SNietoCastillo. Antes de que pudiera afectarse el proyecto, por las críticas derivadas de actos de terceros relacionados con un evento personal y transparente, preferí presentar mi renuncia como titular de la #UIF. Mi lealtad es con el Presidente @lopezobrador_ Mi amor para @C…Humphrey… 

Convicciones políticas pues, a salvo; convencimiento a un proyecto político y lealtad a una persona: a Andrés Manuel López Obrador, su hacedor y a quién – no de hoy, sino de a siempre – le ha dejado la decisión de su personal rumbo político.

Lo hizo cuando de definir se trató para el “Caso  Querétaro” por la gubernatura; lo hace ahora, empujado por el escándalo provocado por “actos de terceros relacionados con un evento personal” – la salida de Paola Félix, que renunciara a la secretaría de turismo de la CDMX, por la pública renta de un jet privado para asistir a esta boda; por la incautación de 35 mil dólares encontrados pero sin declarar – el director de un periódico capitalino se dijo dueño – en cuestiones que nada tenía que ver SNC.

Sin embargo, el descuido del que sí es responsable el queretano – y por eso su renuncia – fue la falta de discreción por su matrimonio y que de personal y meramente social, pasó a ser “escandalosamente” público, contrario a la bandera de austeridad que pregona el gobierno al que estuvo ligado por más de tres años.

El presumirlo – considero – fue provocado por el “amor para Carla Humphrey” que también lo expresó públicamente, pero que no distinguió entre lo personal y lo público. Personal por ser el contrato, legal y religioso, entre dos personas.  Y el público,  derivado del cargo de ambos en este gobierno, en la UIF el de Santiago y en el INE el de su esposa Carla, que forma parte del árbitro nacional de toda contienda electoral.

Y si a esto se le agrega la calidad – y cantidad – de los políticos que asistieron a este evento, era fácil que de lo social y privado, pasara a lo público y de ahí – donde solo hay un brinquito – al escándalo mediático.

Y de que hubo molestia y asombro por parte del presidente, desde luego que lo hubo. Él no asistió – y así lo dijo en la “mañanera” por obvias razones…”además de que no lo frecuento”.

Antes del Twitter, debió de existir una llamada personal al presidente López Obrador, después del escándalo del jet y los dólares. Su cercanía y la confianza en él depositada, obligan a hacerlo. 

Además, a un presidente de la república no se le renuncia por Twitter. Debió ser personal y por la distancia, por vía telefónica.

Además y por esta “congruencia” era urgente exhibirla a nivel internacional, justo cuando AMLO estaba por salir a la ONU, en donde ayer pronunció un discurso contra la exclusión y en donde lo dijo ante el Consejo de Seguridad que preside justamente nuestro país.

Por eso también – y ya entrada la noche – es que el nombramiento de Pablo Gómez, un viejo luchador de la izquierda mexicana, se da a través del titular de gobernación,  cuando ya el presidente había llegado a Nueva York.

Por esa lealtad al presidente, por la pertenencia pública a un proyecto político, es que el queretano Santiago Nieto Castillo no claudica proyecto ni arrea bandera política personal.

Y para quienes en Querétaro pudieran considerarlo ajeno a posibles decisiones políticas, puede se estarían equivocando. Solo es – considero – un cambio de carril y que por esa lealtad y reconocimiento al presidente, podría  reaparecer pronto, antes de los movimientos obligados para el proceso electoral del 24, en cualquier otra responsabilidad pública y desde luego política.

Políticamente Santiago no está muerto, anda por ahora de luna de miel.

El grupo local santiaguista ni chistó y desde luego se mantiene en pie…por aquello de las “malditas dudas”.

No vaya a ser…

Ver todas las columnas de Andrés González

Nuestra red editorial


Codicegrafía
«Mirar hacia el futuro para pensar de forma pertinente el presente», propone Verónica Gerber Bicecci
EnBici.life
Alejandro Nones: en todos lados
Códice Informativo
Deserción escolar, otro síntoma de la pandemia
Link a Sintesis Informativa