Responsables penal y civilmente Sheinbaum y Ebrard


Por Héctor Parra el 10/05/2022
Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.
 Responsables penal y civilmente Sheinbaum y Ebrard

Foto: Archivo

Para evitar problemas a cualquier medio de comunicación local o nacional, el periódico El PAÍS (español), dio a conocer el contenido del dictamen forense de […]

Para evitar problemas a cualquier medio de comunicación local o nacional, el periódico El PAÍS (español), dio a conocer el contenido del dictamen forense de la empresa noruega Det Norske Veritas (DNV), relativo a las causas técnicas que originaron el accidente del Metro de la Línea Dorada, construida durante el gobierno de Marcelo Ebrard Casaubón.

La gobernadora se había negado a dar a conocer el peritaje (según ella y sus empleados) por ser tendencioso, sumado al conflicto de interés que ellos detectaron ¡Pamplinas!

En el tercer Dictamen, complementario a los 2 primeros, determina de manera clara y precisa las causas que originaron el desastre que generó 27 muertes y un centenar de heridos.

Después de un largo año no hay un solo funcionario consignado por Ernestina Godoy, responsable (irresponsable) de la Fiscalía de la Ciudad de México. Ella mandó realizar otros peritajes, de esos nadie sabe nada.

El dictamen dado a conocer por el periódico español determinó que las principales causas que produjeron la tragedia radican en: “fallas en las inspecciones y en el mantenimiento, como causas concurrentes; la infraestructura no estaba apta; hubo un mal diseño; obra pública de mala calidad”.

Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard no pueden seguir escondiéndose. Ellos forman parte de los responsables, además, por supuesto, de otros culpables (presuntos delincuentes, para no quebrantar el principio de inocencia). Por algo AMLO ordenó que nadie tocara el tema.

Sheinbaum y la pandilla de la 4T, pudo salvarse de la responsabilidad. Pero no, tenía que meterse en el asunto que no es d su competencia y contrató, por cuerda separada, la realización del Dictamen a la prestigiada empresa internacional en materia de peritajes. Les salió “el tiro por la culata”. De no haber intervenido la señora, solo hubieran sido sospechas, especulaciones, lucubraciones; pero no, con el peritaje no quedó duda. Los afectados bien pueden exigir como prueba el peritaje que ya no pueden esconder.

Concomitantemente, el peritaje determina que, de haberse atendido esos problemas se “habría evitado el colapso del tramo elevado”. Esto fue lo que molestó a Sheinbaum y sus huestes.

Hace meses AMLO intentó “echar tierra” al asunto, anunciando alegremente que él había llegado a un acuerdo de “buena voluntad” con Carlos Slim (Grupo Carso), para que hiciera la reconstrucción de la obra, cuyo costo ascendería a 800 millones de pesos. Arturo Spinola, Director Financiero de Carso Infraestructura y Construcción, comentó en octubre pasado, que esa cantidad significaba el 1% de sus ventas como conglomerado; por lo tanto, no tenía efecto material considerable.

La necia de Sheinbaum, metiéndose en un asunto de la competencia de la Fiscalía, ordenó la elaboración del peritaje, sin saber el costo político que le traería intentar ocultar a los responsables de la tragedia; entre ellos: la misma jefa de gobierno.

Si el peritaje determina que el diseño de la obra no fue el adecuado, le deviene responsabilidad Marcelo Ebrard, quien ordenó la realización de la obra defectuosa. Así como a Mario Delgado, responsable de hacer pagos multimillonarios por una mala obra ¿Quién llevó a cabo la supervisión de calidad de la obra? ¿Nadie supervisó la pésima obra? Ebrard, igual que AMLO, la necedad de inaugurar la obra antes de la conclusión del mandato, aunque estuviese mal hecha.

Durante el gobierno de Miguel Ángel Mancera, de inmediato se suspendió el servicio de la Línea 12, se hicieron muchas correcciones a la obra; nunca imaginaron los vicios ocultos. Seguramente los hubieran resuelto de haberlos conocido. Así que las correcciones millonarias solo se hicieron en las vías, literalmente se “comían las llantas y los rieles”; luego los malos trazos de las vías; incluso los vagones no fueron los inicialmente contratados, de franceses pasaron a chinos. Un fraude desde el inicio de la contratación del “presidenciable”, actual Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard ¿Por eso huyó y se refugió en Francia?

El peritaje de la empresa DNV es concluyente: Las “fallas en las inspecciones y en el mantenimiento, como causas concurrentes” de la tragedia ¿A quién le deviene responsabilidad? A Claudia Sheinbaum, así como a la exdirectora del Metro, que nunca realizaron las inspecciones adecuadas para detectar las fallas y corregirlas por medio del mantenimiento que negó Sheinbaum.

La misma Sheinbaum aceptó haber recortado el presupuesto de mantenimiento por sumarse a la “austeridad republicana”.

Así que, ante la falta de mantenimiento se han dado otros accidentes. En marzo de 2020 el choque de dos vagones; causó la muerte de una persona y 41 heridos en la red subterránea del Metro Tacubaya. Luego vino la explosión de un transformador en enero de 2021, suspendiendo las líneas del 1 al 6 del Metro.

Total. Los problemas de la Línea 12 tienen su origen desde la concepción hasta la operación. Así de claro y simple el resultado.

Al verse descubierta la señora Sheinbaum, tilda de tendencioso al tercer peritaje: el concluyente. Razón por la cual la jefa de gobierno amenaza con demandar civil y penalmente a la empresa.

Todo por meterse en un asunto que no le compete. Frente al conflicto, quien sí es competente y responsable de procurar justicia, Ernestina Godoy, la fiscal hace mutis, claro el tema fue revestido de política, como suele suceder, para deslindar responsabilidades; antes no han sido acusados los neoliberales.

Frente a las irrefutables pruebas del peritaje que fueron divulgadas por el diario español EL PAÍS, realizado por la empresa noruega, la señora Claudia Sheinbaum, se animó a dar a conocer el citado documento. Claro, ya es conocido, no le quedaba de otra.

Seguramente el gobierno de la Ciudad de México y el de López Obrador, con cinismo y descaro protegerán a los responsables de la 4T, a pesar de las contundentes pruebas que existen en contra de ellos y ellas. Las ahorradoras autoridades de la transformación son responsables penal y civilmente.

Nuestra red editorial

CodiceInformativoLogo
Expone Galería Libertad obras para la experiencia sensorial