Querétaro, sin Ley de Aguas; todo quedó en documento operativo


Por Andrés González el 14/05/2022
Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.
 Querétaro, sin Ley de Aguas; todo quedó en documento operativo

Congreso del Estado de Querétaro.

Por Andrés González Arias La reversa también es cambio. Y al legislativo –otra vez- se le volvió a corregir la plana. Es la presión que […]

Por Andrés González Arias

La reversa también es cambio.

Y al legislativo –otra vez- se le volvió a corregir la plana.

Es la presión que en Querétaro ejercieron grupo sociales – peritos universitarios, más de 32 colectivos ambientalistas, entre otros– que coaccionaron al grupo parlamentario mayoritario que venía empujando una iniciativa para convertirla en ley, la Ley de Aguas del Estado de Querétaro y que, en un movimiento apartidista, social cien por ciento, lo obligaron primero a la realización de un foro sobre este tema, el de ayer, y al terminar,  la declaración de emitir un pronunciamiento para que este conato de ley, quede solo en un “documento operativo que regulará y habrá de construir un ordenamiento en torno al tema”.

Pero que no será Ley.

Así, Querétaro sigue sin contar con una auténtica y completa “Ley de Aguas”.

Y es que durante los últimos diez días, salieron varios colectivos ambientalistas primero –en esta columna se dieron sus nombres– y fue abierta una mesa de análisis en la Universidad Autónoma de Querétaro, que criticaron abiertamente el sentido de esta iniciativa.

Se rechaza la tendencia que buscaba la operación privatizadora del agua.

Y cambia desde el legislativo el sentido con el que fue abierto.

De paso, se le dijo al Congreso  -a la mayoría panista pues– que las iniciativas no se hacen al solo sentir y parecer de los legisladores o de los peritos de la Comisión Estatal de Aguas, sino que la consulta ciudadana es obligada, particularmente cuando se trata de acciones que tienen que ver con grandes conglomerados sociales.

En el foro de ayer, además de los diputados que integran la Comisión de Desarrollo Urbano, Obras Pública y Comunicaciones –la preside el diputado, Germain Garfias Alcántara– se dieron cita las ambientalistas Teresa Roldán Soria, María de Jesús Ibarra, entre otras, además de peritos universitarios en la materia.

Y empujaron la intención que, de iniciativa pasó a ser solo un documento regulatorio de las instancias operativas del agua.

Y comenzó pues, con cambiarse el nombre.

Y es el propio diputado Garfias Alcántara quien así lo informa.

“En un inicio se presentó como un ejercicio de una Ley de Aguas. Ahorita lo que se está retomando y lo que se ha construido es que el nombre no es el adecuado”.

Y este conato de iniciativa exhibió:

La falta de revisión intensiva que se debe de hacer de los documentos que entran a la Oficialía de Partes de esta LX legislatura.

Entre los colectivos ambientalistas era un secreto a voces de que esta “iniciativa”, había sido preparada desde la Comisión Estatal de Aguas  y enviada así al Congreso.

Así, se convierte en otro revés para instancias superiores. La primera y más cercana fue la llamada “Ley Mordaza” y solo unos cuantos días después, la presentada como iniciativa de lo que sería la Ley de Aguas.

Y el foro de ayer hizo cambiar radicalmente la primera intención.

Ni que.

Ver todas las columnas de Andrés González

Nuestra red editorial

CodiceInformativoLogo
Querétaro listo para contingencia por viruela del mono