| | www.codiceinformativo.com

MENU

PUBLICIDAD

»¡Pobre PRD!

El problema lo originó Miguel Barbosa, ahora excoordinador de la bancada perredista en el Senado, al expresar que seguiría siendo perredista, pero apoyaría a un candidato distinto al de su partido



Por: Héctor Parra

Después de la traición de Miguel Barbosa a su partido político -PRD- al declarar su abierto apoyo a la Presidencia de la República, en favor de Amlo, Alejandra Barrales la líder nacional, no ha podido resolver el grave problema de desestabilización que hunde en el caos al PRD; y todo por Amlo.

El problema lo originó Miguel Barbosa, ahora excoordinador de la bancada perredista en el Senado, al expresar que seguiría siendo perredista, pero apoyaría a un candidato distinto al de su partido. Obvia traición y falta de coherencia a sus principios ideológicos. Esto orilló a la líder nacional a removerlo del cargo, pero Barbosa se aferraba a la coordinación con uñas y dientes. A su vez la líder designó a Dolores Padierna, a quien no aceptaron la mayoría de los senadores.

Barbosa acudió al juicio de amparo para que no lo destituyeran. Sin embargo, el problema de salud que sufre el disidente de Barbosa –diabetes- seguramente lo obligó a dejar la coordinación: terminó renunciando. De inmediato se organizaron los senadores y por mayoría designaron al senador Raúl Morón, para quedarse en el cargo y administrar los dineros de la bancada. Una vez más dejaron fuera a Dolores Padierna, quien fuera nombrada por Alejandra Barrales y “batearon” a su líder de partido. Prueba indubitable de división.

Ante el desorden de los perredistas, crearon un problema de representación jurídica en el senado ¿Quién es el que legalmente representa a la bancada del PRD en el Senado? Por eso Pablo Escudero, Presidente de la Mesa Directiva, tuvo que enviar los documentos tanto de Barrales como de los senadores a la Comisión de Reglamentos y Prácticas Parlamentarias, para que bajo un análisis jurídico riguroso le digan quién tiene la potestad de nombrar al coordinador de la bancada perredista y de paso determinar el número real de la bancada de senadores perredistas.

El problema interno de los senadores perredistas que por supuesto ha trascendido a su partido, ahora ha involucrado a las instituciones del Senado. Por la tarde decía Pablo Escudero que respetaba cualquier decisión que tomara el PRD, con quien han trabajado siempre en coordinación en los años que llevan legislando; que los acuerdos que han tomado siempre los adoptan por unanimidad, de ahí que ahora se vea en la necesidad de pedir la opinión jurídica de la citada comisión. Alegó Pablo que en el grupo parlamentario del PRD, votaron varios senadores que dicen ya no pertenecer a ese partido, por lo cual no tendrían derecho a votar; unos se declararon independientes, entonces ya no son perredistas; y lo cierto que de los 19 senadores que conformaron la bancada, varios de ellos se han pronunciado y manejado como independientes.

Dada la delicadeza del asunto, la líder nacional Alejandra Barrales, citó este martes –por la tarde- a los senadores de su partido a una reunión para resolver el problema, sin embargo la dejaron con un “palmo en las narices”, solo acudieron dos de ellos. Este desacato a la dirigencia nacional, es una muestra clara y contundente del no reconocimiento de la autoridad que debiera representar para los senadores su lideresa Barrales. No cabe duda que cada día los mismos perredistas cavan su propia tumba con tanta disidencia. Eso de las “tribus” nada bueno les ha traído.

De ahí que Amlo, cuando perdió el control del PRD, prefirió crear su propio partido y ser el “único líder”, sin nadie que de arrebate ni le debata sus decisiones; partido que formó con perredistas inconformes, los del ala radical; de tal manera que, hasta ahora, no hay “tribus” ni grupos visibles que le incomoden su autoritaria dirigencia, en la cual, para que no haya dudas de quién manda, en su ausencia por cuestiones de salud –aquel 12 de diciembre- dejó interinamente a su hijo ¿Quién discute sus déspotas y autoritarias decisiones? ¡Nadie! Hacia ese partido han huido cientos de perredistas, desmoronando constantemente la otrora sólida estructura de la izquierda.

¡Pobre PRD! Lo curioso que los mismos que han huido del PRD y encontraron refugio en Morena, partido en el que “solo los honestos” pueden entrar, dado que los otros simplemente, por exclusión, son el emblema de la corrupción; esos olvidadizos han borrado de su mente histórica los actos de corrupción que practicó Amlo, cuando fue gobernador del DF ¿Se acordarán de Carlos Ahumada Kurts que entregaba cifras millonarias en la Secretaria Particular de Amlo, en manos de René Bejarano? Quien fuera bautizado como el “señor de las ligas”. Seguramente la amnesia no les permite recordar esos bochornosos eventos que fueron videograbados; ahí quedaron para muestra actos de corrupción de los sedicentes incorruptibles. Incluso tanto Ahumada como René Bejarano -su secretario particular- tuvieron que ir a la cárcel. Pero, de esos actos de corrupción en el gobierno de Amlo ya nadie se acuerda o no quieren acordarse, mucho menos los morenos honestos. Estos perversos son los que han generado el famélico debilitamiento del PRD.

¡Pobre PRD! De continuar como hasta ahora, no dude que se esté escribiendo la inevitable extinción del otrora fortísimo perredismo, símbolo de la izquierda mexicana. Lo lamentable que esos mismos que han abandonado al PRD, ahora militan en otro partido que se viste de probada honestidad, en tanto Amlo agita y promueve la rebelión en la granja. Al final, esos “disque izquierdistas” siguen siendo exactamente los mismos ¡La misma gata, pero revolcada!