| | www.codiceinformativo.com

MENU

PUBLICIDAD

Política, conferenciante y humanista comprometida con la construcción de una sociedad más justa y equitativa. Amo a México.

»México, despierta ya

Con este vecino, ¿los mexicanos estamos en el peor de los mundos? Tal vez, pero no es la causa única de nuestros males como muchos opinan desgarrándose las vestiduras antiyanquistas



Por: Patricia Espinosa Torres

Nuestros problemas son nuestros y constituyen nuestra responsabilidad;
sin embargo, son también los de todos” Octavio Paz

Sin duda, vivimos en un mundo en el que cuando se mueve una pieza se desequilibra todo el tablero; consecuencia de la globalización y la era digital. Basta una rápida mirada al último año en que se registraron acontecimientos con impacto en el entorno global, como el Brexit, la larga elección presidencial en España, el avance de la ultraderecha en Europa y el más impactante e inesperado, la llegada de Trump a la Casa Blanca. Con su llegada a la Presidencia de Estados Unidos movió el tablero no solo del sistema norteamericano sino en gran parte del mundo provocando una compleja paranoia, especialmente en nuestro país, con el que se ha encarnizado porque simplemente nos odia. Sus propuestas de campaña al día de hoy se han convertido en “órdenes ejecutivas” respecto al muro -que divide gente y genera miedo-, a los migrantes, al incremento de los aranceles a productos fabricados fuera del país -dedicatoria a México-, a la revisión o cancelación del TLC, entre otros puntos.

Con este vecino, ¿los mexicanos estamos en el peor de los mundos? Tal vez, pero no es la causa única de nuestros males como muchos opinan desgarrándose las vestiduras antiyanquistas. La vulnerabilidad en la que se encuentra México tiene raíces profundas y ancestrales en nuestra historia de conquistados y sumisos frente al poderoso que subyuga; ya sean los tlatoanis, virreyes, caudillos o el PRI-gobierno durante casi un siglo. Las casi dos décadas de alternancia política no fueron suficientes para reforzar la naciente democracia en el presente siglo y enraizar en la estructura social de nuestro sistema político. El no contar con una cultura democrática en los ámbitos de desarrollo político, social y económico provocó que, con el regreso del PRI al gobierno federal, resurgieran esos vicios ocultos no erradicados y se recrudecieran la corrupción, la impunidad, la inseguridad y la simulación para que, cada uno y todos a la vez, llevaran agua a su propio molino.

A más de cuatro años de gobierno de Peña Nieto, México sí está en el peor de los mundos por la ceguera y soberbia con que han gobernado, además de la torpeza para encarar la más difícil relación bilateral con el vecino del Norte. El actual Gobierno Federal encara el peor desafío de su administración, no genera respaldos dentro del país ni fuera de él. Apuesta a la mansedumbre frente a Trump, la defensa de los intereses de México ha sido tibia y sin definición de política en la negociación. Además, en la era de las redes sociales, el gobierno no comunica o mal comunica; sin el timing adecuado ni la pertinencia política se precipitaron a tocar una puerta en la que había pruebas de no ser bienvenidos.

Pero hasta en las peores tormentas hay espacios de calma y de aliento. Ese aliento de esperanza lo da la convocatoria a la Marcha Ciudadana, el próximo 12 de febrero, por más de setenta organizaciones con diferencias ideológicas, culturales, sociales y económicas. Es un llamado para defender los derechos de todos independiente de su condición, raza, religión o preferencia sexual; para celebrar el orgullo de ser mexicano; para anteponer los intereses de los mexicanos en la negociación con el gobierno actual de Estados Unidos. Esta Marcha tiene como objetivo principal buscar la unidad del país, no de apoyo al Presidente, sino como mexicanos en torno a México. Es un mensaje directo al gobierno mexicano para exigirle que revierta la vulnerabilidad en que se encuentra el país frente a las políticas que quiere implementar Trump, que afectarán directamente la economía y amenaza los derechos de los mexicanos de aquí y de allá.

Este próximo domingo todos los mexicanos tenemos la oportunidad de manifestarnos, de forma pacífica y contundente, formando parte de los contingentes que participarán en muchas ciudades desde Baja California hasta Yucatán. Hago votos para que seamos millones los que enarbolemos esta causa ciudadana y alcemos nuestra voz cantando el Himno Nacional:

Mexicanos al grito de guerra
El acero aprestad y el bridón.
Y retiemble en sus centros la tierra
Al sonoro rugir del cañón.