López Obrador tergiversa la procuración e impartición de justicia


Por Héctor Parra el 03/07/2020
 López Obrador tergiversa la procuración e impartición de justicia

Foto: Archivo

Amenaza con investigar a ministerios púbicos y jueces que dejan en libertad a delincuentes. Tampoco es de su competencia. Unos y otros no dependen del Poder Ejecutivo

Insiste en Presidente de la República, en influir y comentar sobre temas que no son de su competencia constitucional, mucho menos legal, referente a procurar e impartir justicia. Mientras que los asuntos de su competencia navegan a la deriva. La procuración de justicia depende de la Fiscalía General de la República, organismo autónomo que no depende del Poder Ejecutivo. Y, la impartición de justicia corresponde al Poder Judicial, autónomo del Ejecutivo. En lugar de atender sus responsabilidades, infiere en temas que desconoce, opina y tergiversa el Derecho; el politólogo metido en asuntos procesales que desconoce, manipula la información para imbuirla en la política. Neófito en Derecho, ignorante en las tesis, jurisprudencias de la Corte y Tratados Internacionales; el gobierno más mentiroso de lo historia.

Sí es de la competencia del Presidente López, la seguridad pública y esa área anda por los suelos; pronto se cumplirá el tercer plazo que prometió para resolver el problema de la inseguridad pública y no puede. Se le dio todo el poder legal para que resolviera la inseguridad y tampoco puede ¡Agárrense! El Secretario de Seguridad Pública y Seguridad Ciudadana, Alfonso Durazo, publicó en el Periódico Oficial de la Federación, que tardarán 4 años más para bajar al 50% los índices delictivos. Contradiciendo al Presidente. Como van las cosas, lamentablemente no cumplirán. Guanajuato “arde” en delitos, solo culpa de la inseguridad que acapara el primer lugar de todos los Estados; solo promesas, este día ofreció todo su apoyo a las autoridades, que no dejará solos a los guanajuatenses, solo promesas, es su característica rupestre de gobernar, solo promete; lleva 19 meses con promesas y no gobierna. En materia de seguridad hay un caos, ahí es en donde López Obrador, debe resolver el problema y no meterse en temas que no son de su competencia. Su criterio es “moral” –su moral- y no jurídico.

Amenaza con investigar a ministerios púbicos y jueces que dejan en libertad a delincuentes. Tampoco es de su competencia. Unos y otros no dependen del Poder Ejecutivo. Bien sabe el Presidente, mas su propósito es erigirse en el adalid “moral” del combate a la corrupción, convencer y convencer a sus seguidores que él no es corrupto, es impoluto; cuando hay pruebas fehacientes que prueban, demuestran que es el cabecilla de la cuadrilla de corrupción que existe en su administración pública. López Obrador gobierna con conferencias llenas de mentiras, con discursos manipulados, con dichos populares, con regalos económicos a los pobres, así convence a los ignorantes interesados y aberrantes izquierdistas trasnochados que no se han percatado que esos regímenes han fracasado en todo el mundo; López, supuesto izquierdista, ama al ultra derechista de Donald Trump. Es un tipo anacrónico y contradictorio. La manipulación de la palabra es el soporte de su gobierno, la mentira son sus endebles cimientos.

También es de su competencia el impulso a la economía y lo único que ha logrado es quebrar a miles de empresas, perder millones de empleos con su errática e ilegal política económica que ahuyenta a los inversionistas. Ello ha provocado que se deterioren los ingresos tributarios, por eso lanzó cual “mastín” a la titular del SAT, para conseguir más dinero. Es tal la desesperación del Presidente, que en abril pasado anunció que contrataría un grupo de abogados para enfrentar demandas de contribuyentes ¿No que era dinero seguro producto de fraudes y factureros? ¿Por qué entonces contratar al grupo de abogados? Simplemente no están seguros de lo que hacen. Para colmo, el gobierno federal recién perdió un arbitraje internacional que se llevó a cabo en Inglaterra, relacionado con la producción de energía eléctrica.

Conclusión. En los temas de la competencia del Presidente de la República, son todo un fracaso. La 4T un fiasco. Por eso es más sencillo meterse en asuntos que no son de su área competencial. Es claro que su fin es controlar –manipular y descontrolar- lo que está fuera de su alcance constitucional. Andrés Manuel López, nada tiene que hacer en procuración y administración de justicia, es un absoluto ignorante que miente para convencer y manipular a los incautos. Por eso estamos como estamos. Para colmo, la titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, se quejó de haber sido amenazada de muerte; denuncia de la competencia de López Obrador ¿Quién la amenazó? El problema de seguridad pública ofrecen resolverlo en varios años, cuando se vayan no habrá manera de reclamarles; mañosos. A 2 años de la elección de López Obrador, dio otro discurso lleno de mentiras, falsedades y verdades a medias. Es obligación leer las falsedades del Presidente. Los mexicanos, a merced de la delincuencia. Estábamos mejor cuando estábamos peor. Andrés Manuel López Obrador, abrió la caja de pandora.

Ver todas las columnas de Héctor Parra

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Negligencias durante la pandemia: las otras muertes del COVID-19
EnBici.life
Roberto Carlo: a flor de piel
Pesos y Centavos
¿Los billetes son fuente de contagio?
Códice Informativo
El confinamiento, catalizador de la violencia doméstica