Las siete plagas


Por Andrés González el 20/06/2020
 Las siete plagas

A menos de tres meses de que oficialmente inicie el proceso electoral 2020-2021, con todo y la mortal pandemia que no baja, al partido MORENA […]

A menos de tres meses de que oficialmente inicie el proceso electoral 2020-2021, con todo y la mortal pandemia que no baja, al partido MORENA parece estarle cayendo las siete plagas de Egipto.

MORENA fue el partido que llevó a AMLO a la presidencia de la República pero además, el partido político que en los últimos cien años llegó al poder presidencial en el menor tiempo a partir de su fundación.

Todo un récord.

Pues bien, este novato partido y antes de cumplir los siete años de vida – fue oficialmente registrado el 14 de julio del 2014 – atraviesa ya por una de las etapas más difíciles de su corta existencia y pareciera que está siendo afectado por las siete plagas de Egipto.

Y el interinato que ocupa Alfonso Ramírez Cuéllar, parecía que sería la medicina para transitar en paz su paso rumbo al siguientes proceso electoral… pero nada.

Y es que en estos días, la actual secretaria general y anterior dirigente nacional Yeidckol Polevnsky se ha visto envuelta en un escándalo por un supuesto desvío millonario cuando era dirigente nacional de ese partido y en el que participaría el queretano Enrique Borbolla, del Grupo Ebor.

Y mire usted quién presentó la denuncia.

Pues nada menos que el actual presidente de este partido, don Alfonso Ramírez Cuéllar. Y va por las dos vías, civil y penal, amén de que la FEDE o Fiscalía Especializada en Delitos Electorales o bien la Fiscalía Anticorrupción, puedan investigar el presunto daño económico que le haya causado a MORENA.

Y en eso están.

Pero cuando parece que se están acomodando y comenzando a disfrutar del pacto o alianza electoral que Ramírez Cuéllar hiciera hará un par de días con el Partido Verde y con el PT precisamente rumbo a las elecciones del año que entra, es que aparece la incómoda presencia – oootra ve al interior de ese partido – de don Alejandro Rojas Díaz Duran, aspirante a la dirigencia nacional – y tal vez por eso – para deslegitimar todo acuerdo, por la sencilla razón de que esa dirigencia, la de Ramírez Cuéllar, “no puede comprometer las candidaturas de MORENA ni puede firmar ninguna coalición rumbo al 2021” puesto que su cargo es meramente provisional.

En este primer revire de hace apenas un par de días, el lenguaje de don Alejandro no fue precisamente terso, “que ya no ande perdiendo el tiempo ni engañando a la militancia enviando coordinadores, representantes y personeros a los estados ofreciendo candidaturas y posiciones que no le corresponde decidir ni a él ni al CEN provisional, ni a la ilegal Comisión Nacional de Elecciones”.

Pues no hubiera dicho eso cuando ayer mismo, la Comisión Nacional de Honor y Justicia emite un resolutivo CNHJ-319-2020, mediante el cual sanciona a don Alejandro Rojas Díaz Durán para suspenderle sus derechos partidarios por un término de seis meses, por “promoción personal y actos anticipados de campaña en el contexto de renovación de dirigentes de dirigentes de este instituto político”.

¡Tómala campeón! porque con esto se le saca automáticamente del proceso de elección interna, sin necesidad ni riesgo alguno de que les pudiera ganar a la actual dirigencia o al resto de sus posibles competidores. Por eso se supone que en esta jugada de la sanción, esté la mano de Doña Bertha Luján Díaz Polanco y por supuesto la de Ramírez Cuéllar, quiénes son los que –por ahora – parten en queso en el CEN de MORENA.

Por lo pronto, es el propio Alejandro Rojas Díaz Durán el que les sale al paso y alega que “lo que está en juego no es el cargo de Presidente de MORENA (¿?) sino el rumbo de la 4T” porque pretenden abortar “el cambio de raíz para extirpar la corrupción, la ilegalidad y la impunidad del pasado”.

Y el agarrón apenas si comienza, porque con don Alejandro está no solamente Ricardo Monreal – de quién es suplente en el senado – sino también Marcelo Ebrard. Son las tribus que allá, en las alturas, vuelven a sonar los tambores de guerra.

Por lo pronto, se presume que don Alejandro ya se defiende en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación TEPJF que es la instancia que tiene la última palabra en este caso de líos internos.

En tanto, esto mismo vuelve a alborotar aquí las posiciones de MORENA Querétaro, justo cuando apenas estaban comenzando a trabajar en paz, aun cuando no se pongan de acuerdo – ni tan siquiera – en si hacen, cómo la hacen y quién la hace, la auditoria interna para dejar en claro los gastos del periodo 2016, 2019.

Y les llegan estos rayos y centellas desde lo más alto de MORENA.

…y a esperar para ver qué pasa allá, porque de cómo se arreglen en esto del proceso electoral nacional interno, se tendrá aquí replica y que, en mayor o menor escala, deberá de cumplirse en Querétaro para el proceso electoral constitucional que ya está a la vuelta de la esquina.

Bien se ha dicho: el mayor enemigo de MORENA está adentro.

Ver todas las columnas de Andrés González

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Ritos Falsos para perder la tranquilidad
EnBici.life
Fernanda Castillo: El futuro de una mujer fuerte
Pesos y Centavos
¿Los billetes son fuente de contagio?
Códice Informativo
El confinamiento, catalizador de la violencia doméstica