La otra cara del Poder: La LX legislatura


Por Andrés González el 14/06/2021
Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.
 La otra cara del Poder: La LX legislatura

Foto: Archivo

En Querétaro,  de los 25 legisladores, 13 son mujeres – el género femenino vuelve a ser mayoría por tercera vez consecutiva – y 12 hombres. 

El verdadero ejercicio de la democracia, si bien se resume en la decisión de los votantes en las urnas, inicia con la práctica diaria del Poder Público, mandato al fin del pueblo.

Y se gobierna para todos, no solo para quienes votaron por quién o quiénes ganaron.

El gobierno, según lo dispone la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, está dividido  en el ejercicio de  tres poderes: El Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. Los tres  forman uno de los cimientos en los que descansa los compromisos irreductibles con otros de similar importancia, como la soberanía de los estados, el sistema  federalista, los derechos individuales y sociales, el juicio de amparo, por solo citar algunos de los muchos contenidos en nuestra Carta Magna.

Cada Poder tiene asignado una tarea específica, ineludible.

En los congresos de los estados, cada partido tendrá que fijar su posición respecto a las exigencias sociales de sus representados que requieren acuerdos colectivos y en donde la mayoría no impone, sino que le interesa para hacer efectiva la gobernanza.

“El poder corrompe” es una máxima que deviene desde la Revolución francesa, “el poder absoluto, corrompe absolutamente”, en una expresión mejorada y muy usada por el todavía diputado Porfirio Muñoz Ledo.

La presencia de las minorías en los congresos no es una ocurrencia constitucional, sino que son voz obligada de quiénes no alcanzaron el poder total o mayoritario pero que, como ciudadanos, son sujetos de derechos y obligaciones.

Su presencia, representada por los partidos que forman primera, segunda y hasta tercera minoría, son agujeros por donde respira la gobernanza – la posible – de la sociedad.

Es darle voz a los que la urna les dio esa representación.

Y forman, en su conjunto,  los diputados de Representación Proporcional, tan diputados como lo que alcanzaron Mayoría, con los mismos derechos y prerrogativas que los que integran la Legislatura y que en el caso de Querétaro, formarán la Sexagésima Legislatura, la LX.

El número genera si mayoría en cuanto a votos, pero no te da per se, posicionamientos absolutos.  Esa es la concepción conciliadora del constituyente, en lo social, en lo individual, para asumir en su conjunto  el sentir de una sociedad congregada en torno a la ley, la que hace posible la convivencia ordenada, sin ruptura en las decisiones políticas fundamentales.

La misma Ley Electoral te ataja los excesos, para evitar absolutismos o conatos de dictadura. Y regula la “sobre representación legislativa”, en un pastel – el poder – que debe ser para todos y no solamente para la mayoría, así se haya obtenido a través de la urna.

Otra cuestión será el ejercicio de este reparto, en donde algunas cuestiones o principios, son innegociables, irreductibles. Eso también te da el derecho de ser mayoría.

Según la asignación realizada meticulosamente en el IEEQ y con base en la ley existente en la materia,  el PAN tendrá una diputación plurinominal; el PRI tres en las personas de Graciela Juárez, Paul Ospital y Juan Guevara,  este como tercero mejor calificado; uno el Partido Verde con Dinorah Wendy Barrera y Morena cinco, con Juan José Jiménez, Laura Andrea Tovar, Christian Orihuela Gómez, Armando Sinecio Leyva  y Jazmín Albellán Hernández.

Así, esta legislatura la LX que viene y que se instalará en este mes de agosto,  quedará integrada por 13 diputados del PAN, tres de Querétaro Independiente en su origen y que harán suma en sus decisiones de votación, puesto que sí hicieron candidatura común, lo mismo sucederá en las votaciones; los tres citados del PRI; cinco de Morena y uno del Verde.  De los 25 legisladores, 13 son mujeres – el género femenino vuelve a ser mayoría por tercera vez consecutiva – y 12 hombres.

En los irreductibles o innegociables, vienen gran parte de las iniciativas que en esta LIX legislatura el PAN mantuvo  en la “congeladora”. Algunas ni siquiera salieron de la Oficialía de Partes.

Y esa y así, no es la democracia.

Que aquí cumplan, lo que allá en la federal pedían.

Ver todas las columnas de Andrés González

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Moscú, la agonía por el Sol
EnBici.life
Marisol González: Hoy y siempre
Pesos y Centavos
¿Cómo borro mi buró de crédito?
Códice Informativo
Deserción escolar, otro síntoma de la pandemia