La lucha por la alcaldía de Querétaro


Por Andrés González el 15/07/2020
 La lucha por la alcaldía de Querétaro

Foto: Especial

Le llaman – y con justa razón – la “Joya de la Corona”. Es la escalada política que ya comenzó al interior de todos los […]

Le llaman – y con justa razón – la “Joya de la Corona”.

Es la escalada política que ya comenzó al interior de todos los partidos políticos, por buscar y por tener de pie al mejor candidato para la Presidencia Municipal de Querétaro.

El municipio de Querétaro – y por eso lo de la “Joya de la Corona” – es considerado como el mayor empleador, llamémosle así, de quiénes en el estado de Querétaro ocupen cargos de gobierno.

Y me refiero desde al propio Presidente Municipal, pero también a los que con él, son gobierno en este tercer nivel dela administración pública mexicana – la federal, la estatal y la municipal – pero de todas ellas esta, la municipal, es la instancia que mayor cercanía mantiene con la ciudadanía.

Y son gobierno junto al presidente de este municipio, los quince regidores, dos de los cuales ocupan la categoría de síndicos; mientras que en el resto de los municipios del estado, su número oscila entre los ocho y los trece regidores. Esta cantidad es representativa y que depende del número de habitantes.

Esa es la instancia en sí del gobierno municipal.

Después de todos ellos y considerados como “funcionarios de primer nivel” pero que a fin de cuentas son empleados, está una larga lista que constituyen el secretariado, que comprende trece secretarías; tres coordinaciones pero también – y en parecida responsabilidad a los secretarios – los siete delegados de otras tantas delegaciones municipales.

El nivel que sigue son los subsecretarios, directores y subdirectores de área.

Todo esto es para que usted se vaya dando cuenta del enorme aparato administrativo – y de gobierno por supuesto – que comprende el municipio de Querétaro, cuya población supera ya los 900 mil habitantes y se ubica como uno de los 20 municipios mayores a nivel nacional (INEGI).

Esa es la “Joya de la Corona”, nuestro municipio de Querétaro.

El tener esta enorme gama de funcionarios de primer nivel, de subsecretarias y de un sindicato de trabajadores que se acerca a los mil quinientos, es lo que lo hace apetecible para todos los partidos políticos, porque aquí encuentran acomodo una enorme cantidad de activistas y políticos del partido ganador, cumplir con cuotas o compromisos con partidos aliados y hasta el acomodo de personas de las minorías que llegaron a formar gobierno.

Para todo eso da el gobierno municipal de Querétaro y la administración pública municipal.

El enlistado de las secretarias le va a usted a sorprender.

Secretaria general de gobierno; secretaria de seguridad pública; secretaria del ayuntamiento; secretaria de finanzas; secretaria de obras públicas; secretaria de turismo; secretaria de movilidad; secretaria de desarrollo humano y social; secretaria de cultura; secretaria de administración, secretaria adjunta y secretaria particular. En el mismo nivel están tres coordinaciones: coordinación de comunicación social; coordinación de gabinete y la coordinación de delegaciones e institutos. En similar nivel, está el director general del sistema municipal DIF.

Todos ellos forman parte importante de esta “Joya de la Corona”.

En el municipio de Querétaro se tienen siete delegaciones, con amplias atribuciones de decisión y de gobierno.

Las delegaciones del municipio de Querétaro – todos con funcionarios de confianza y con trabajadores sindicalizados – son siete: Delegación Centro Histórico; Delegación “Cayetano Rubio”; Delegación “Epigmenio González”; Delegación “Felipe Carrillo Puerto”; Delegación “Félix Osores Sotomayor”; Delegación “Josefa Vergara y Hernández” y la muy importante y de mayor extensión territorial, la Delegación de Santa Rosa Jáuregui.

Y todos ellos forman también parte de esta “Joya de la Corona”.

Pero la calidad del municipio de Querétaro se debe en gran parte a los trabajadores que forman el grueso de estas secretarias, de las delegaciones mismas.

Y me refiero a las instancias que dan la cara al ciudadano, a la entrega y esfuerzo de sus trabajadores, particularmente en la enorme gama de los llamados servicios municipales.

Sin mencionarlos a todos, me refiero a los muchos trabajadores de parques y jardines – que ayudar a formar la cara bonita, atractiva, de nuestra ciudad –; a los trabajadores de alumbrado público; a los esforzados trabajadores de la limpieza en las calles y a quienes les debemos que la ciudad sea considerada, tradicionalmente, como “la más limpia del país”, ganadora de las famosas “Escobas de Platino” que tanto presumen las autoridades o bien y en el mismo lugar de importancia, quiénes forman la policía municipal, desde el patrullero hasta el policía de calle, de barrio o servidor público de tránsito.

Y todos constituyen el grueso de esta “Joya de la Corona”.

¿Ve usted ahora porque se le llama así?

Continuará.

Ver todas las columnas de Andrés González

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Negligencias durante la pandemia: las otras muertes del COVID-19
EnBici.life
Roberto Carlo: a flor de piel
Pesos y Centavos
¿Los billetes son fuente de contagio?
Códice Informativo
El confinamiento, catalizador de la violencia doméstica