| | www.codiceinformativo.com

MENU

»¡Huye de Hacienda Carlos Urzúa!

Apenas se asoma la punta del “iceberg” de las atrocidades que está cometiendo el gobierno de la 4T, con la economía y las finanzas públicas



Por: Héctor Parra
Urzúa

Foto: Archivo

El Dr. Carlos Manuel Urzúa Macías, quien hasta ayer fungía como Secretario de Hacienda, tiró la toalla. Por medio de un mensaje de Twitter dio a conocer su renuncia. En ella, al igual que Germán Martínez, expuso en una cuartilla las razones que motivaron su salida de la Secretaría.

Se confirma y ratifica lo que aseguraba Germán Martínez, cuando dejó la Dirección General del IMSS; este dijo que personal de esa Secretaría, manejaba las políticas económicas de la institución de salud, señalando que no sería un simple “florero”, vamos, que no estaría de adorno mientras otros manipulan los dineros y hacen de ellos lo que les place.

Andrés Manuel López Obrador, ante la sorpresa de su vida, de inmediato nombró al subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, el regañado aquel que, en gira por Inglaterra, dijo que no había dinero para la refinería de Dos Bocas, Tabasco; pero, López Obrador, tuvo que enmendarle la plana, asegurando que él tenía otros datos; aseguró que sí había dinero, lo que resultó mentira, dado que pocos días después el mismo Presidente de la República, firmó con 3 Bancos extranjeros, un crédito por 8 mil millones de dólares.

Ese mismo funcionario dijo que podría regresar el impuesto sobre la tenencia de automóviles; por segunda vez López Obrador, le corrigió la plana. Así funciona el gobierno de la 4T, con verdades a medias; se muestra como los automóviles viejos cuando no están bien afinados, prende y se apaga, luego prende, pero no tiene fuerza para avanzar y cabecea el motor. “Igualito que un vehículo fuera de tiempo”. Así trabaja el gobierno de la esperanza.

Carlos Urzúa, dijo en su escrito de renuncia: “Estimado Presidente… “Discrepancias en materia económica hubo muchas. Algunas de ellas porque en esta administración se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento. Estoy convencido de que toda política económica debe realizarse con base en evidencia, cuidando los diversos efectos que ésta puede tener y libre de todo extremismo, sea éste de derecha o de izquierda. Sin embargo, durante mi gestión las convicciones anteriores no encontraron eco”. “Aunado a ello, me resultó inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública. Esto fue motivado por personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés”. “Por los motivos anteriores, me veo orillado a renunciar a mi cargo. Muchas gracias por el privilegio d haber podido servir a México”.

La respuesta de López Obrador, no se hizo esperar, llenó de virtudes las acciones de su gobierno, aludiendo a la estabilidad económica del país, al fortalecimiento del peso, a sus políticas de austeridad y combate a la corrupción.

Poco más de 6 minutos duró la “perorata” presidencial, para justificar lo injustificable. No quiere mayores comentarios a la segunda y profunda crisis sobre el manejo de los dineros públicos de la hacienda de los mexicanos.

Así que pronto nombró al titular de la Secretaría de Finanzas, cuando Andrés Manuel López, fuera Jefe de Gobierno en el DF, después de haber sido evidenciado el entonces titular, gastando y apostando en las Vegas; detuvieron y procesaron por fraude a Gustavo Ponce, entonces su tesorero ¿Recuerda los hechos?

Siempre que hay actos de corrupción cerca del Presidente, hábilmente los evade, como ahora, echa culpas como es su costumbre. Hay más sucesos, está el del “señor de las ligas”, el profesor René Bejarano; siendo secretario particular de López Obrador, ocupaba la oficina adjunta del entonces Jefe de Gobierno; el profesor recibía enormes cantidades de dinero, en el caso evidenciado, recibía fuertes sumas de dinero de manos de Carlos Ahumada; empresario que era favorecido con obras públicas.

Volvió a evadir responsabilidad el hoy Presidente de la República. Sus allegados son corruptos, él no es. De los casos más recientes, fue el de la diputada morenista en Veracruz, Eva Cadena, quien fuera evidenciada en un video recibiendo dinero para la campaña de Andrés Manuel López Obrador; dinero que, dijo entonces, entregaba a Rocío Nahle García, hoy Secretaria de Energía.

También fue descalificada la acusación, se “lavaron las manos” y dejaron a su suerte a la exdiputada local. El fideicomiso que conformaron para recibir donaciones en beneficio de los damnificados del último terremoto fue un mega fraude; recibieron cantidades millonarias y el dinero se fue a las campañas de candidatos de Morena, entre ellas la del mismo López Obrador. Quedó evidenciado y documentado. Semejó a una enorme “lavandería”, recibió millones de pesos y el origen no se supo, mucho menos el destino “social”.

La austeridad ahoga el buen funcionamiento del gobierno federal. El dinero producto de los recortes se pierde, se evapora en un fondo perdido, literalmente es un hoyo negro. No salen del gravísimo problema que generaron con el traspaso de los policías federales a la Guardia Nacional y abren otra “ventana de oportunidad”.

Pero López dice que es un cambio, una transformación, no simulación, no más de lo mismo, tenemos que acabar con la corrupción, con la impunidad, no puede haber pueblo pobre y unos ricos. Su política está dando buenos resultados, tiene buenas cuentas. No hay déficit no ha crecido la deuda pública. Acepto la renuncia del Secretario de Hacienda, dijo, cuando aquel ya se había ido. Esos son los datos del Presidente de la República, distintos a la realidad.

Apenas se asoma la punta del “iceberg” de las atrocidades que está cometiendo el gobierno de la 4T, con la economía y las finanzas públicas. Los desatinos son evidentes. A como dé lugar, a raja tabla hacen los recortes al presupuesto, todo para lograr ahorros; han destrozado el Decreto del Presupuesto de Egresos autorizado por la Cámara de Diputados; el ahorro se va directo a la partida secreta del Presidente y él puede gastar ese dinero en lo que le place; un ejemplo de ello, el apoyo de 32 millones de dólares a uno de los 3 países centroamericanos que ayudará el gobierno lopista con dinero de los mexicanos; también para subsidiar todos sus programas sociales que no son más que programas electorales, regalando dinero público bajo el supuesto de ayudar al más pobre, para que baje la delincuencia, lo que ha sido un verdadero fracaso, los delitos han aumentado.

Para eso quiere el dinero López Obrador, por esas razones y muchas otras renunció Carlos Urzúa. No soportó que otros metieran mano en su área, personajes “oscuros” que deciden tras “bambalinas” qué hacer con los recursos del pueblo de México; funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública, dijo Urzúa. Sin embargo ¡Andrés Manuel tiene otros datos! Según su apreciación México está en Jauja. Para colmo, este mismo día renunció el titular del área de antisecuestros de la Fiscalía, delito que se ha agudizado ante la complacencia del Presidente de la República.