Fuego cruzado en el PRI. Aspirantes.


Por Andrés González (Ver columnas) el 14/01/2020
 Fuego cruzado en el PRI. Aspirantes.

Es el PRI que ya no quiere más componendas ni imposiciones, vengan de donde vengan

A unas cuantas horas de que el CEN del PRI emita la convocatoria para la elección – elección eh, no imposición – de quién será el nuevo presidente estatal de ese partido en Querétaro y se calce las botas de Juan José Ruiz Rodríguez, que le quedaron siempre apretadas o nunca las llenó, el fuego para este partido se ha vuelto cruzado.

Y le amenazan manos extra muros del PRI que se hacen evidentes.

Es el dolor de estómago que provocan las redes sociales.

Por lo pronto, esta es la verdadera hora de este partido, a pesar de apocalípticas predicciones. Y es que el PRI de esta segunda década del siglo XXI, le está brotando el nuevo PRI, el que quiere una democracia real, el que exige juego limpio, el que desea volver a ser auténtico y comprometido con la gente.

Es el PRI que ya no quiere más componendas ni imposiciones, vengan de donde vengan. Más, si estas son de la cúpula de ese partido; es el PRI que busca, desde adentro, sanar las heridas que todavía expulsar pus, hedor, las que dejaron abiertas los sinvergüenzas que tanto abundaron – y que tal vez no se hayan ido del todo – en ese partido.

Este, el de la buena leche y no la mala fe, es el PRI que requiere Querétaro, que necesita el país, porque se juega su propia existencia.

Si esta elección aquí no se hace limpia ¿Quién cree usted que vuelva a creer en ese partido? Si de por sí, ya ve como está devaluado. También aquí.

Sin embargo – y lamentablemente eso muchos no lo entienden – todavía hay grupúsculos que esperan la línea o poner en práctica el sobado chantaje para alcanzar la dirigencia. Son grupos o personajes que no se atreven a hablar, menos a protestar con altura y argumentos. Y hasta cancelan conferencias que ya habían convocado.

Los golpes bajos están a la orden del día.

El propinado – sin base ni análisis alguno – al Lic. Jesús María Rodríguez Hernández, ex presidente del CDE del PRI, a quién una nota no investigada le achaca ser socio de una empresa dedicada a la exportación de vehículos automotores y semirremolques, compra y venta, partes y accesorios, comercialización y arrendamientos, exportación de mercancía y bienes de exportación, cuando ni el nombre corresponden al queretano, porque se trata de un homónimo como Jesús Rodríguez Hernández, pero no de Jesús María como es el que le corresponde al ex presidente del PRI. Más claro aún está en la CURP, que a aquel lo registra como nacido en 1981. Jesús María nació al final de la década de los cincuentas. Descuido en el ejercicio de la profesión, porque ni siquiera se podrían bonificar que exista mala leche. Descuido y ya. Si alguien quiere precisar sobre lo dicho por este columnista, lo puede corroborar con el propio queretano interesado.

Pero regresemos a la actualidad porque, cuanto más se alarga la fecha de la convocatoria, el número de aspirantes a la dirigencia estatal sigue creciendo.

Y se forman los grupos, se reacomodan y deshacen. Se limpian, se auto ensucian.

Sin ningún orden ni preferencias sino por un escrupuloso orden alfabético, estos son los que – hasta ahora – han aparecido entre la militancia misma, en la apretada y artificiosa lista de los nuevos Consejeros Políticos Estatales.

Aclaro. Esta no es la lista del CDE de Meade, el negado presidente que no quiere airear la democracia interna del PRI, porque tal vez espera la línea. No lo descarte, porque de otra manera ¿Por qué no dice todos los nombres que se le han acercado a expresarle esa intención? No hagas cosas buenas que parezcan malas.

Y le va la lista extraoficial.

Escobedo Rodríguez Jaime

De oficio político, político. Ex diputado local, ex candidato de ese partido a la presidencia municipal de Querétaro, ex director de la USEBEQ. Con las redes sociales ya encima, en su momento le cuestionaron una temprana jubilación por cerca de 28 años en el servicio público. Esta jubilación le fue concedida por esta LIX legislatura, toda vez que no le pudieron negar legalmente sus derechos, por haber ganado el laudo ante el Tribunal de Conciliación y Arbitraje en el 2015 y en otras instancias superiores en las que, de todas todas, las ganó. Su jubilación es – se mencionó – cercana a los 80 mil pesos. Jaime sirvió el gobierno local en diferentes cargos algo así como 28 años. Ahora mismo Jaime borda los cincuenta y tantos años de edad. Oficio político y méritos partidistas, por supuesto que los tiene. Tiene carácter y una tendencia formativa a la rebeldía cuando las decisiones políticas no le favorecen. Sin embargo contra todo y contra todos, ha mantenido su lealtad a ese partido. Veremos lo que sigue.

Landeros Tejeida Alonso.

Priista priista hasta por herencia. Ha sido alcalde de su municipio Pedro Escobedo hasta por dos veces y aspiró a una tercera. Le manchan sin embargo, la pertenencia al grupo de Pepe Calzada, quién le “designó” – así – dirigente del PRI con anterioridad. Las manchas en la política suelen ser indelebles. También descuidó un aviso de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y que, a la postre, le valió una invalidación para ocupar cualquier cargo público o partidista, que ya cubrió pero le afectó siendo presidente del CDE del PRI. La renuncia a la dirigencia la presentó en agosto del 2013, en pleno gobierno de Calzada, desde donde salió la “recomendación” de renuncia al cargo, siendo también la remoción de Chela Juárez como alcaldesa en funciones. Tiene experiencia, oficio para el cargo del CDE de ese partido. Veremos si se registra.

Ospital Carrera Paul.

Es el actual presidente del Instituto de Formación Política “Jesús Reyes Heroles” del CEN del PRI. Fue, muy joven, docente en materia de comunicación y marketing del Liceo de la Universidad Iberoamericana. Ocupó, por oposición y en buena lid, la dirigencia del Frente Juvenil. Y ganó por méritos y campaña novedosa al interior de los jóvenes priistas. Después este se transformó en la Red de Jóvenes por México. Ahí, en el deseo de sacar limpios algunos procesos, se evidenció antidemocrático. Fue también candidato a diputado por el Tercer Distrito Federal. Y no lo ganó. Queda el recuerdo de la promoción partidista para este cargo cuando en la parte trasera de unas jóvenes, se publicitó. Cercano a César Camacho, estuvo un tiempo como su secretario particular. Ahora, se le menciona como uno de los posibles priistas para la presidencia del CDE. Y las redes sociales lo están haciendo polvo. Por su cercanía con Alejandro Moreno, actual dirigente nacional del PRI y de quién fue su vocero en la reciente campaña interna, le endilgan que su elección, más parecería imposición. ¿Que acaso aquí en el nuevo PRI- que ya se gesta – no habrá nadie que le diga que, por eso, no es su momento ni las circunstancias difíciles por las que atraviesa este partido no le favorecen y que ni sería creíble, limpio, para este cargo? Y podría pensarse, por muchas razones, que ese partido está regresando a las imposiciones. También estas mismas redes le achacan el tejido – nada fino – de una posible alianza con MORENA y que a la postre podría significar la tumba definitiva de este partido por la posible pérdida de su registro. Respetable sería su decisión pero por nada se podría quitar el tufo – no bueno por cierto – del PRI de Pepe Calzada y el de un claro “imposicionismo” de Alito. Valdría más que lo piense. Bueno, hasta candidato a gobernador quiere ser. Él y su partido lo sabrán.

Con todo, aun así y para este cargo hay otros cinco “suspirantes”.

Continuará.

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Huracán, terremoto y pandemia
Leer más →
EnBici.life
¿Cómo llevar el pelo rapado?
Leer más →
Pesos y Centavos
Los cajeros automáticos en tiempos de coronavirus
Leer más →
Códice Informativo
10 casos más de COVID-19 en Querétaro
Leer más →