| | www.codiceinformativo.com

MENU
Periodista de toda la vida, egresado de la escuela Carlos Septién García, catedrático en la Universidad de Guanajuato, analista político en radio y prensa escrita, además de Premio Estatal de Periodismo en el 2000.

»En torno al “Eje Vial Zaragoza”

La construcción de este “Eje Estructurante” contempla el trazo y la construcción de un “carril confinado” semejante al que ya funciona en la Avenida Constituyentes de esta capital y por donde deberá de circular el sistema “Qrobús”



Por: Andrés González

Cuando está ya bien entrado el cuarto año de la administración estatal, las obras y las acciones que están en la imaginaria por parte de esta, son espoleadas por el tiempo pero ahora también por organizaciones de la sociedad civil.

Se trata del “Eje Vial Zaragoza”, una de las obras que la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas del gobierno del estado tiene ya en capilla, pero que se enfrenta a serios y decididos cuestionamientos en un amplio frente al que concurren diversas “mesas” de Concheros de esta capital – y son 22 -; Barrios Unidos del Sangremal pero también comerciantes organizados tanto de la Calzada Zaragoza, como de la Av. “Ezequiel Montes” y centro de esta capital queretana, además de algunos grupos de ecologistas que defienden que el trazo no dañe el arbolado de esa calzada.

La construcción de este “Eje Estructurante” contempla el trazo y la construcción de un “carril confinado” semejante al que ya funciona en la Avenida Constituyentes de esta capital y por donde deberá de circular el sistema “Qrobús” ahora concesionado en su mayor parte a dos empresas nacionales del autotransporte de pasajeros, “Flecha Amarilla” y el Sistema de Autotransporte de Pasajeros “ADO”.

Y salen a la plaza pública a dar conferencia don Rafael Téllez Morales, representante de la “Mesa de Concheros Águila Azteca” del barrio de San Francisquitos que dice agrupar a más de trescientos concheros, “pero que hay disposición de al menos otras 22 mesas” de concheros que están en la misma sintonía; el señor Arturo Rueda Zamora, que forma parte de la Asociación “Somos Centro Histórico”, que inició primero como colectivo social y derivó en asociación registrada y reconocida, “para defender el centro histórico en decisiones que incumben a quiénes ahí vivimos”; también figura el señor Gustavo Vallejo, mejor conocido como “Doctor Veneno” comerciante de la calle Manuel Acuña y que manifiesta su inconformidad por esta obra.

Y cada persona y asociación tiene diferentes puntos de vista, pero todos coinciden en un “no rotundo a que esta obra se realice”.

Por la Avenida Zaragoza operan al menos 37 rutas de autobuses “que provocarían un auténtico caos vial si son confinadas a un solo carril”.

“Que esto quede muy claro. No estamos en contra de la obra, sino en solicitar que se tome en cuenta el parecer de los que aquí vivimos, de los usuarios que prácticamente es todo Querétaro para encontrar la armonía necesaria en la que todos podamos converger” sostiene el señor Arturo Rueda, quién puso como ejemplo lo que está pasando con la ciclovía de Av. Universidad, la que ya ha sido cambiada dos veces y se tiene en mente una tercera.

El punto de vista del señor Rafael Téllez Morales, conchero que es desde que tenía quince años y ronda ya en los 45, es que “este Eje Estructural no invada nuestro barrio, que es histórico y ancestral, que no les pertenece de manera alguna a los políticos, sino a quiénes iniciaron en este barrio tradición y costumbres, que hoy nosotros queremos defender”.

Y es que se queja de tratar de cambiar a esta Calzada, “en lo que concierne al barrio de San Francisquito, convertirlo en un corredor para el turismo y utilizar nuestra “mesas” como un atractivo turístico solamente. Y quienes integramos nuestras “mesas” no somos circo, no somos teatro, sino que nuestra tradición es sagrada y no queremos formar parte de ese corredor turístico…no queremos danzarle a la gente que venga en el trenecito y ser un show. No se trata de eso. Nuestro no es rotundo a esta obra”.

La formación de las “Mesas de Concheros” data al menos del año 1872 con don Atilano Aguilar, que guardó esta tradición en su concha y se le reconoce como el iniciador de estas mesas y tradiciones.

También aquí y conjuntamente con otras 50 personas que vestían playeras blancas con la leyenda “No al Eje Vial Zaragoza”, estuvo el señor Gustavo Vallejo, a quién todos conocen mejor como el “Doctor Veneno”. Antes de declarar, había repartido un impreso que a la letra dice: “No al Eje Vial Zaragoza. Así no, Pancho. Francisco Domínguez Servién. Así no Nava, Luis Bernardo Nava Guerrero”. Y lo firman como Barrios Unidos del Sangremal.

“Lo que estamos diciendo es un “No rotundo” al Eje Vial Zaragoza, por la serie de irregularidades cometidas por el gobierno al no tomarnos en cuenta como ciudadanos. No se nos ha presentado el anteproyecto, no lo conocemos y considero que tenemos derecho a conocer esta y otras obras que se vayan a realizar donde vivimos”.

Defiende o dice defender a las tradiciones de “nuestro barrio”. “Mire usted, Zaragoza no es un Eje, toda la vida ha sido una avenida. Esto es un indicativo que Obras Públicas nos está escondiendo y manipulando la información. Nuestros barrios y ante este engaño, no vamos a permitir del Tanque del Agua a Pasteur que se construye este Eje, no vamos a permitir que se construye un solo centímetro cuadrado de pavimento y ni siquiera de banqueta, sin la aprobación de los barrios que hoy por hoy resguardamos el patrimonio cultural de Querétaro, como son los Concheros de San Francisquito”.

Señala que “Los Barrios Sagrados del Sangremal” son San Francisquito, el barrio histórico de La Cruz, fraccionamiento Observatorio y La Pastora, que son considerados como “Patrimonio Cultural de la Humanidad”. Apasionado de sus costumbres, señala que toda esta zona “es la parte de Querétaro que forma el Cerro del Sangremal, donde se libró la batalla así conocida y desde donde comenzó Querétaro”.

Entonces, al parecer esta obra no cumplió con el suficiente “aplanado ciudadano y político” particularmente con los vecinos de toda esta zona.

Con este “Eje Vial Transversal Zaragoza”, se repite el viejo dicho de que, en la vida pero particularmente también en la política, “no hagas cosas buenas que parezcan malas”.

Hay que tomar el necesario parecer de la ciudadanía.