En Querétaro, el poder – indiscutible – de los azules


Por Andrés González el 11/06/2021
Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.
 En Querétaro, el poder – indiscutible – de los azules

Acción Nacional en Querétaro hizo, casi a la perfección, la tarea político electoral, un activismo que barrió todos los nichos, desde candidatos idóneos para las presidencias de las zonas más pobladas.

Por el resultado de las elecciones de este domingo – el poder sagrado de la urna-, Querétaro se convirtió en el bloque más consistente de la oposición, a nivel nacional, con liderazgo local incuestionable e indiscutible, con cristina claridad diferenciada  por el número, por una maciza operación política local, en la que se vino trabajando, por lo menos, en los últimos dos años.

El  poder público, el que da la urna,  se arma y se construye lentamente, con idea y con trabajo. Con mucho trabajo de tierra, de activismo.  No es producto de la espontaneidad y mucho menos de la  casualidad.

La victoria tiene muchos padres…las derrotas  suelen ser huérfanas.

La idea, la operación central, inició en algún lugar de Querétaro, pero se fraguó y se comenzó a armar, desde algún punto de Plaza de Armas,  el corazón político de Querétaro.

Y se les pusieron nombres  a los personajes.

Mauricio Kuri González, a la sazón alcalde del municipio de Corregidora, sería carta para jugar el senado.

Ganar con toda claridad ese cargo sería el primer reto. Prueba superada. El siguiente sería meterlo en la burbuja del poder nacional azul. Sería trabajo – y virtud – del propio senador. Y se superó.

Comenzaba ya amenazante el  boceto del dictador.

La situación se tornaba preocupante. Había que detenerlo. Y el senado, consejería política  mayor nacional,  sería la ruta. Los partidos, los medios.  Y comienza el armado. Se busca dentro de la oposición, el quién pero también la estrategia, el cómo.

Se decidiría por el coordinador nacional de los senadores. Y la oposición, la más numerosa – solo 25 –  la tenía Acción Nacional, pero todo los demás partidos de oposición,  lo apoyarían. Esta pequeña alianza solo llegaba a los 41 senadores, los 25 del PAN, 12 del PRI y 4 del PRD. MC era incierto su proceder.

La oportunidad de defensa se nutría  por los posicionamientos que, a diario, de la vida nacional y política, se hacían desde “la mañanera”. Y el operar, avasallante y sobre los hechos, en la iniciativas que entraban al legislativo, ya fuera al senado, ya a la cámara de diputados, en donde los números estaban peor.

Y a las instituciones, en tanto, se les pasaba por encima, desde el propio legislativo, el judicial, las electorales, la soberanía de los estados…bueno, casi en todo se metía el “preciso”, presionaba, insinuaba, descalificaba.

La república se convertía en un ente amenazado, acuoso, inestable.

Y con los tiempos electorales ya cerca, nacía y desde el senado con participación de los partidos de oposición, la alianza “Va por México”, en la libertad personal de cada partido en decidir en donde si, en donde no.

En tanto y en Querétaro, a la par continuaba el armado y fortalecimiento político de la derecha, aquí sin la suma del PRI, ni del PRD. Claro, mucho menos de Morena, que era el motivo – y más que el partido – el presidente AMLO, de esta alianza.

Y en alguna fecha del 2019, aquí se decide que “será el senador  Mauricio Kuri el candidato del PAN” para la gubernatura. Y lo sería como ciudadano, sin ser militante del PAN. Eso también ayudaría.

Y desde sus informes  – y fueron dos – todo se cuidó. Invitados, lugar, que sería el mejor que para estos menesteres tiene Querétaro, los invitados de allá, de aquí, todo. Y desde el primer informe de Mauricio, este demostró tener espolones para gallo. Improvisó toda su exposición, detalló y se distanció con toda claridad del gobierno federal. En los dos informes MKG tuvo asistencia nacional – y local desde luego – de lujo. Todo lo cuidaron, desde escenografía pero particularmente, contenido.

El resto de la operación política, la llevó su partido. Y concretamente su presidente local Agustín  Dorantes Lámbarri.

Los informes – ambos – calaron al partido, a su estructura y operación. Y la superó con ribete.

Y a esperar los tiempos.

Conforme estos se acercaban, las estructuras del partido se comenzaron a mover. Creció el activismo, sin perder de vista dos cuestiones centrales: Quién vendría por Morena para Querétaro y quién por el PRI.

“PAN Querétaro será varón – y es Mauricio – y los otros dos serán mujeres”, me comentaban desde las altas esferas del PAN local.

La decisión del PAN venía con peso y cobijo  nacional. Yo no le entendía y sigo sin entenderlo cómo lo lograron.

Tenían ya el quién y se comenzaba a trabajar en el cómo.

La respuesta la vendrían a dar, en parte,  los movimientos de la oposición. La llegada de Celia para encabezar el proyecto de Morena, desactivó per se – desalentó – a gran parte de militantes de este partido, comenzando por el presidente del Consejo Político Estatal, que sigue.

El PRI, sin Hugo Cabrera, se volvía digerible.

A la par – y por esto – se comenzaba en serio el activismo territorial, el que gana elecciones, el que gana terreno a los demás, en sus activistas, en sus propuestas, en el desencanto por sus nombramientos. Todo esto lo descuidó el PRI, también  Morena y lo aprovechó el PAN.

Así, se formaron “redes de inducción del voto”. Y fueron decenas. La tarea de cada líder de red era juntar, en principio mil seguidores, a los que les pedían su nombre, edad, dirección, pero y muy claramente, su “intención” de votar por MKG.

La estrategia política grupal  fue encomendada al licenciado Antonio Rangel, como su “coordinador político de campaña de MKG” muy ligado, desde siempre – y muchos antes de las caguamas – a Ricardo Anaya.  Ahí estaban las manos y el operar siempre eficiente en relación con los partidos, de Jorge Valenzuela para el PRI – y cuanto militante se llevó eh – y al licenciado Erik Pacheco, dentro del mismo PAN, para afianzar proyectos y hasta de Morena, partido al que conoció- fue el brazo derecho de Adolfo Ríos en la pasada contienda,  pero partido al que nunca perteneció como militante. Montaron, solo entre los dos, a más de doscientos grupos de activistas. A este mismo grupo pero en otras áreas, se integraron personajes como Pedro Paredes, Oscar Hale Palacios o Ricardo Padilla, en el área de las cámaras y colegios. Todo barrían, todo integraban. Y designaron como director de la escuelita política, al senador Alfredo Botello, un director de lujo que entregaba los diplomados de acreditación.

 La operación en el resto de los municipios, la cumplió el CDE del PAN, en largas sesiones y arreglos para sacar limpio el proceso de selección de candidatos. Y lo cumplieron con pulcritud. Aquí la lista de los nombres y operadores se alarga, pero intervino todo el CDE, todos los secretarios. El primer “palomazo”  lo daba Agustín y el definitivo FDS. Ni que.

En tanto, Morena se auto deshacía, dándose de balazos en los pies, que eran un día sí y el otro también.

Esta selección de candidatos – para los distritos locales, para las presidencias municipales – se hizo en largas y penosas jornadas de análisis, para no correr riesgos. Los resultados están a la vista. Acción Nacional ganó 13 – que pueden ser 14 –alcaldías, de 18 posibles; las 15 diputaciones de mayoría relativa;  las cinco federales – propuestas desde aquí y palomeadas allá – y hasta los tres federales  que de representación proporcional metió el PAN de Querétaro. Esto no sucedió ni en los mejores tiempos –los hegemónicos – del PRI, cuando claro, eran otras leyes.

La cereza del pastel político electoral lo vino a poner “Querétaro Independiente” cuando se sumó en candidatura común a MKG, no al PAN, en un arreglo cupular, personal, en el que intervinieron FDS y Connie Herrera.

Acción Nacional en Querétaro hizo, casi a la perfección, la tarea político electoral, un activismo que barrió todos los nichos, desde candidatos idóneos para las presidencias de las zonas más pobladas – Querétaro, Corregidora, El Marqués, San Juan del Río – con Luis Nava, Roberto Sosa Pichardo,  Enrique Vega Carriles y Roberto Cabrera, en una super máquina azul jalada y piloteada por Mauricio Kuri González.

Así y marcando el paso de la oposición nacional, por esta elección y sus resultados, crecen a nivel nacional desde FDS pero muy particularmente Mauricio Kuri González, por ser este estado el que tejió con mayor espero, pulcritud y resultados, la jornada electoral intermedia.

Por eso a MKG se le va a exigir un buen gobierno, porque tiene el respaldo abrumador de su pueblo.

 

Ver todas las columnas de Andrés González

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Moscú, la agonía por el Sol
EnBici.life
Marisol González: Hoy y siempre
Pesos y Centavos
¿Cómo borro mi buró de crédito?
Códice Informativo
Deserción escolar, otro síntoma de la pandemia