| | www.codiceinformativo.com

MENU

PUBLICIDAD

Periodista de toda la vida, egresado de la escuela Carlos Septién García, catedrático en la Universidad de Guanajuato, analista político en radio y prensa escrita, además de Premio Estatal de Periodismo en el 2000.

»En pañales de seda

El Instituto Tecnológico de Querétaro, que este 15 de mayo del año que corre habrá de conmemorar sus primeros cincuenta años de haber sido fundado, comienza ya sus festejos



Por: Andrés González

El Instituto Tecnológico de Querétaro, que este 15 de mayo del año que corre habrá de conmemorar sus primeros cincuenta años de haber sido fundado, comienza ya sus festejos.

Y de entre sus similares de todo el país – que suman muchos y siguen constituyéndose otros – este, el de Querétaro, nació entre pañales de seda.

De buena crianza ha sido su consolidación, como una institución comprometida con la entidad que lo vio nacer, que lo ha visto desarrollarse y crecer libre, impartiendo la más alta responsabilidad que puede tener una escuela de educación superior: forjar mexicanos bien nacidos y capaces de afianzar y hacer crecer un estado, una nación.

Y decimos que nació entre pañales de seda porque, si bien la fecha de su nacimiento – 15 de mayo de 1967 – coincidió con el 150 Aniversario del Triunfo de la República, lo hizo igualmente con la celebración del Día del Maestro, en feliz concomitancia.

En su inauguración, tal y como lo recuerdan muchos queretanos que aún viven y que en ese momento eran jóvenes, tal vez niños pero ya con memoria histórica, se dieron cita cuatro expresidentes de México que realzaron la ceremonia inaugural: Emilio Portes Gil (1928-1930); Lázaro Cárdenas del Río (1934-1940); Miguel Alemán Valdés (1946-1952) y Adolfo Ruiz Cortínez (1952-1958); todos ellos y la presencia por demás distinguida de un Presidente de la República en funciones don Gustavo Díaz Ordaz, es que consideramos su nacimiento entre pañales de seda.

Ahí, en una foto conmemorativa de tan fausto acontecimiento, se pueden observar este puñado de personalidades. Con ellos, el Ing. Manuel González Cosío, gobernador de Querétaro; Agustín Yañez, secretario de Educación Pública; Antonio Carrillo Flores, secretario de relaciones exteriores y el queretano Agapito Pozo Balbás que llegó a ese evento con una doble representación, la de magistrado de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pero también en su calidad de exgobernador de Querétaro que lo fue de 1943 a 1949.

Pocas instituciones de educación en el país – tal vez ninguna – tuvo en su nacimiento, en su cuna, una presencia tan representativa como la arriba citada.

Hoy ya tiene a la vista el medio siglo de existencia.

Y es que esta tarde del miércoles, en una ceremonia por demás sencilla, pero de profunda significación, al seno de este ITQ tendrá lugar el “Encendido del Fuego Nuevo y el Noveno Sol” – así se le llamó – a realizarse en sus instalaciones de la avenida Tecnológico, que también le dio nombre a esta rúa.

Hoy, con medio siglo ya de camino, la institución se ha fortalecido, ha crecido en cantidad de alumnos pero lo ha hecho igualmente en la calidad de la educación que ahí se brinda, sometida a una actualización constante, diaria y que nunca termina. Exigencia de los tiempos.

En esta ceremonia del inicio de festejos, estará presente el M. en C. José López Muñoz, actual director de la institución; el Ing. Alejandro Pavón, presidente de la mesa directiva de Egretec; así como el Ing. Gustavo Vázquez, designado coordinador general de estas celebraciones de los 50 años del Instituto Tecnológico de Querétaro.

A la par – y esto ya corre – un grupo notable de maestros y exmaestros de esta institución, encabezados por el actual director, han propuesto que, vía la LVIII Legislatura del Estado, sea antepuesto al nombre del Instituto Tecnológico de Querétaro, el distintivo de “Glorioso” por la cuna en que nació, por la encomienda que hace realidad todos los días y que da brillo especial en cada cierre de ciclo escolar, para mirar hacía la necesaria libertad en la que se finque el crecimiento de esta gran nación.

Hoy, a punto de cumplir sus 50 años de haber sido fundado, han egresado de este centro de estudios superiores, la cantidad de más de 20 mil profesionistas y de los apenas cien alumnos con los vio su nacimiento, hoy están en número cercano a los siete mil.

Merecido pues el distintivo de “Glorioso” para la institución, haciendo honor a su lema: La tierra será como sean los hombres.

Y su grito de guerra que engalana hasta sus justas deportivas: “Zorros hoy, zorros siempre”.