El municipal del PRI, sin problemas; se rearma


Por Andrés González el 17/07/2020
 El municipal del PRI, sin problemas; se rearma

La noche – muy negra noche – provocada por la pandemia, nos afecta a todos. La mayor, es la privación de la vida y para […]

La noche – muy negra noche – provocada por la pandemia, nos afecta a todos.

La mayor, es la privación de la vida y para la cual, no hay remedio, si acaso resignación de los deudos. Las muertes y los contagios no paran. Y no se atina en las llamadas “fechas fatales”, las que da Hugo López – Gatell.

Y las reversas en las ciudades y en los estados del país por el color de los semáforos, están a la orden del día.

Sin embargo – y por la cercanía de los tiempos electorales – el activismo político con todo y pandemia encima, está encendiendo ya sus motores.

Y en el PRI, con todo y el litigio por la dirigencia estatal, el trabajo tiene que seguir.

Así, el Comité Municipal del Revolucionario Institucional en Querétaro – el nuevo, el de Marco Álvarez Malo – está en pie de lucha, armando su secretariado, acelerando amarres, visitando a militantes, acercándose y rearmando sus seccionales. Y son más de cuatrocientos.

Y está igualmente ya en la pesca de candidatos…para la presidencia municipal, para la propuesta del PRI por quienes vayan en la fórmula de regidores y por este partido…para las diputaciones locales en los seis distritos que al municipio de Querétaro dan pertenencia.

Y por el sordo jaloneo por el que pasa la dirigencia estatal, Álvarez Malo señala:

“Por esta situación, yo no tengo ningún problema, mi nombramiento viene desde el Comité Ejecutivo Nacional y avalado por el Directivo Estatal, que fue el conducto para llevarlo a cabo” nos dice el joven presidente del PRI en el municipio de Querétaro.

Y es que este se da a raíz de un acuerdo que vino desde la dirigencia nacional, para que el partido cumpliera con la renovación de las dirigencias locales, detenidas también por esta pandemia. Y se autorizan la formación e integración de estas “presidencias provisionales de estos comités”, en todos los estados del país donde renovar hiciera falta.

No fueron pues, ocurrencia ni falta de democracia.

Son producto de una medida interna, tomada por el coronavirus que no termina por irse pero tampoco permite realizar el trabajo partidista porque los tiempos no son normales.

Y este Comité, a poco más de un mes de su formación, ya tiene casi completas las instancias de trabajo.

Y viene con muchas caras nuevas, de jóvenes que le tienen aprecio al trabajo de partido y a quiénes tampoco les distrae el pleito que se traen en las alturas dos personajes.

“Es de ellos y solo de ellos”.

Y, como no, también vienen incrustaciones de priistas con oficio, de esos que saben armar casi a la perfección un rompecabezas político, aun cuando le falten algunas piezas.

Como secretaria general del CM del PRI, está María José Robledo. Es de las que traen muchas ganas de trabajar…se hace camino al andar.

Secretaria de Organización, Alma Delia González; secretario de acción electoral, Eduardo Rentería, que “algo” de todo esto ha de saber… que va; secretario de operación política, Gerardo González; secretario de gestión social, Bruno López; secretaria de vinculación con instituciones educativas, Paulina Herrera; secretaria de vinculación con la sociedad civil, Karla Echeverría; secretario técnico, Enrique Flores; secretario particular, Marcos Cruz. Solo faltaría una par de otras secretarias – la de finanzas y la jurídica y transparencia – cuyos nombramientos están por confirmarse.

Este equipo de trabajo es producto de dos fuentes: de reconocimiento al trabajo de partido o bien – y al interior del PRI – de negociaciones y convenios partidistas. Nada a capricho de nadie.

Y ya tienen edificio de trabajo, en una casa ubicada en la colonia Ensueño, calle Francisco Banegas número 34.

El joven Marco Álvarez Malo llega a este cargo, si bien por designación, también es el resumen de una ya larga trayectoria en el PRI, partido en el que milita desde el año de 1997; fue coordinador de la campaña juvenil del PRI en este municipio en el año 2000; coordinador de la estructura electoral en el municipio de El Marqués en la campaña para gobernador en el 2003; secretario de organización de la juventud popular al siguiente año; consejero político estatal y municipal desde el 2004; coordinador de la estructura electoral de la campaña a senador en el municipio de Querétaro en el 2006 y coordinador de propaganda en la campaña a gobernador en el 2009; fue también secretario de operación política del CM del PRI en el 2010 y coordinador operativo de la campaña para la presidencia municipal en el 2012, misma responsabilidad que cubrió en la campaña a gobernador del 2015. Fue también presidente de la Unidad Revolucionaria en el estado, organización priista y desde hace un mes, presidente del comité municipal del PRI.

No es pues, ni un improvisado ni un aprendiz.

El reto que tiene Álvarez Malo – y todo su equipo de trabajo – es realizar una casi total reingeniería de un PRI menguado; el despertar la emoción de partido en muchos militantes y de propiciar, para el proceso que viene, una contienda interna democrática, incluyente y convincente, para todos los cargos locales pero muy en especial, para la presidencia municipal de Querétaro.

Ah…y otro reto. Trabajar casi sin alicientes económicos.

Por todo esto y como están las cosas, no es nada fácil.

Ver todas las columnas de Andrés González

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Negligencias durante la pandemia: las otras muertes del COVID-19
EnBici.life
Roberto Carlo: a flor de piel
Pesos y Centavos
¿Los billetes son fuente de contagio?
Códice Informativo
El confinamiento, catalizador de la violencia doméstica