| | www.codiceinformativo.com

MENU
Periodista de toda la vida, egresado de la escuela Carlos Septién García, catedrático en la Universidad de Guanajuato, analista político en radio y prensa escrita, además de Premio Estatal de Periodismo en el 2000.

»Del vino, del queso

ara Querétaro, el asunto no es menor pero si – y a pesar de su rancia trayectoria en la materia…



Por: Andrés González

ara Querétaro, el asunto no es menor pero si – y a pesar de su rancia trayectoria en la materia – es novedoso.

Se trata de darle impulso, cobijo bajo el calor de la Ley, de lo que será en un futuro inmediato, próximo, la Ley Vitivinícola y del Queso, dos actividades que han tomado mucha fuerza y desarrollo en esta entidad.

Y la lleva ya bajo el brazo, el diputado Hugo Cabrera Ruiz.

Pero, mire usted, Hugo es un político que sabe de formas, formas que no solamente las respeta sino que las pone en práctica.

Ayer mismo – muy temprano – había estado con seis diferentes dependencias de gobierno del estado, con quienes inició el necesario cabildeo para darle forma a esta iniciativa que ayer mismo ya entró a Oficialía de Partes de la LIX legislatura.

Se trata de una nueva y completa Ley – no remiendo, porque aquí no existía – a una actividad, el cultivo de la vid y forja del queso y del vino noble, que está siendo interesante para el turismo y que este representa aquí nada menos que el 21.5 del Producto Interno Bruto del Estado.

Esta forja dual, tiene ya presencia en, al menos, diez de los dieciocho municipios del estado.

El maridaje del queso y del vino, resulta por demás interesante. Y se ha venido imponiendo, de manera creciente, en el gusto del turismo nacional pero también extranjero.

Es lo que esta Ley busca proteger, impulsar.

Y en esto – dígamelo usted si no – no existe ningún fondo político, sino de compromiso por Querétaro y de todo lo relacionado, en el más grande espectro, con estas dos actividades.

Otros tres estados – Chihuahua, Coahuila y Zacatecas – tienen ya algo al respecto pero Querétaro tendrá en esta ley, y en eso está la amplitud, el involucramiento a productores en lo individual y en lo colectivo y que se extiende hasta a 42 diferentes conceptos, totalmente aplicables y claros como para ser un verdadero motor de estas dos actividades.

En la conferencia de prensa a Hugo se le vio entusiasmado y convencido de lo que ahora ha emprendido. Y es que a nivel federal, cuando diputado fuera, ya había participado en algo parecido.

Aquí se impulsará la creación del Consejo Ciudadano del Queso y del Vino, como autoridad del gobierno estatal como órgano consultivo, con al menos – fíjese usted bien la trascendencia – con 48 artículos, que sin embargo será ágil y precisa. Se divide en siete capítulos y un apartado de transitorios, que van desde disposiciones generales, el citado Consejo, también una Comisión Consultiva y la coordinación que entrelaza a productores de la vid y el queso. Pero también se diferencia del resto de leyes similares, porque establecerá distintivos, galardones que estimulen la calidad y señalen la representatividad de que es, precisamente, de este estado. Agréguele usted a todo esto, precisiones para sancionar e infraccionar para quiénes demeriten la calidad de ambos productos. Entonces, se trata no solo de incentivar la producción, sino hacerla con un requisito adicional: hacerlo con calidad.

Y mire usted los números que Querétaro trae en el vino, en la forja del queso.

En el cercano 2017, Querétaro contaba ya con 600 hectáreas de vid “y la tendencia va para arriba, con un crecimiento sostenido en los últimos nueve años, de setenta a cien hectáreas por año”. Aquí, en medio de una competencia no solo nacional sino internacional, tenemos aquí 21 empresas vitivinícolas. Por ello, Querétaro ocupa ya el segundo lugar nacional en producción de vinos.

Esto solo es el espectacular despegue del vino.

Pero en la forja del queso no se queda atrás y que es reflejo de su rancia y bien cimentada producción lechera.

Querétaro elabora más de cien toneladas de queso artesanal por año. De estas, el consumo local es el mayoritario – 70 % – y el resto, 30 toneladas, lo colocan como un estado exportador de queso.

El resto, lo hace posible este maridaje, con la presencia de turistas tanto nacionales como extranjeros que representaron una derrama de más de 3 mil 350 mdp con un despegue asombroso del 12 por ciento en el sector.

Y esto, ni soñarse cuando el siglo apenas arrancara.

“Esta ley va a sacudir las estructuras primarias, su cultivo; secundarias al existir un proceso de producción pero también terciarias, porque implica la oferta y crecimiento en hotelería y gastronomía, íntimamente ligadas al queso y el vino”.

Esto va para arriba, bajo una ley de tal amplitud y cobijo.