Ciencia Ciudadana


Por Expertos TEC el 21/06/2022
Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.
 Ciencia Ciudadana

Ciencia

La ciencia ciudadana no solamente ha favorecido al medio científico y académico, sino se ha demostrado que su valor está principalmente en la visibilización de problemas que nos afectan a toda la población.

Por Rubén Garnica Monroy
Profesor de la Escuela de Arquitectura, Arte y Diseño del Tec de Monterrey Campus Querétaro.

El reporte de Philips “Rethinking value in a changing landscape” de 2011, presenta la manera en que ha evolucionado la idea de creación de valor desde 1950 hasta nuestros días.

En el reporte se observa un nuevo modelo económico, llamado “de transformación”. Este apunta hacia una visión sistémica que aborda situaciones colectivas de una manera empática y colectiva, a través de sistemas de pensamiento transformativo para lograr efectos significativos.

Al leerlo, pensé en cómo este modelo “de transformación” tendría un impacto en la generación y transmisión del conocimiento científico y observé que desde hace tiempo esto está sucediendo de una manera gradual.

Aún cuando no es nueva la idea de hacer ciencia ciudadana, es decir, involucrar a los ciudadanos en los procesos de generación o recopilación de información para proyectos científicos, en años recientes ha tomado un auge importante.

Aprovechando el acceso y uso más frecuente de tecnologías de la información y el interés de muchas personas en temas particulares, se convoca a la ciudadanía a participar en proyectos que antes resultaban inimaginables. El resultado ha sido la construcción de bases de datos (generalmente de acceso público) que superan la capacidad de adquisición o generación de éstos por parte de un centro de investigación o investigador y su equipo.

Al obtener una gran cantidad de observaciones es posible tener resultados más robustos y concluyentes, los cuales han ayudado a tener avances significativos en la ciencia.

Algunos ejemplos nacionales e internacionales de esto son: la observación de flora y fauna, la existencia de infraestructura ciclista en México, la calidad del aire en nuestras ciudades, e incluso la observación astronómica.

La ciencia ciudadana no solamente ha favorecido al medio científico y académico, sino se ha demostrado que su valor está principalmente en la visibilización de problemas que nos afectan a toda la población, la generación de una mayor sensibilización y/o difusión de éstos y también en la facilitación a las autoridades en la toma de decisiones guiadas por el interés genuino de la población.

Creo que gran parte del futuro del conocimiento científico estará en manos de todas las personas (académicos y ciudadanos) dispuestas a colaborar y compartir información para mejorar nuestro entorno.

Acerquémonos, conversemos y busquemos las mejores maneras de colaborar para lograr una verdadera ciencia ciudadana.

 

Nuestra red editorial

CodiceInformativoLogo
Cámaras del C4 captan robo a vehículo en Peñuelas; hay dos detenidos