| | www.codiceinformativo.com

MENU
Orgullosamente queretano. Apasionado de la política, la economía, las leyes y los medios. Barcelona , PUMAS, Steelers, USC y Yankees mis equipos.

»C.C.P. Edgar Romo García, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados

Hay figuras estigmatizadas como la de los senadores y diputados plurinominales, por quienes, de acuerdo con la lógica común, nadie…



Por: Arturo Maximiliano García

Hay figuras estigmatizadas como la de los senadores y diputados plurinominales, por quienes, de acuerdo con la lógica común, nadie votó para llegar a esos privilegiados cargos, lo cual en principio no es del todo cierto. Pocas veces se analiza su rentabilidad legislativa o el promedio de horas de trabajo, varios pluris suelen ser coordinadores de bancada o presidir las comisiones de más volumen de trabajo. Sin embargo en esta inercia de satanizar las denominaciones se pierde la vista de uno de los verdaderos y grandes problemas de la operación y eficiencia del trabajo legislativo: las ausencias, las suplencias y las elecciones.

De acuerdo con datos de Integralia de 2012 a la fecha, 82 de 128 Senadores que conforman la cámara, solicitaron licencia para dejar sus cargos, lo que representa el 60% de la composición de la cámara alta, regresando sólo 50 de ellos, siendo la mayoría políticos que intentaron acceder a otro cargo de elección popular, principalmente gubernaturas.

El caso de la Cámara de Diputados también es dramático, ya que de 2015 a la fecha 98 legisladores han dejado su cargo, algunos han dejado su curul para buscar gubernaturas, alcaldías, incluso diputaciones locales. Se espera que en próximos días otros pidan licencias.

Habrá que ver si este fenómeno de dejar los cargos legislativos antes de terminar el periodo para el que fueron electos, pudiera tener un comportamiento distinto en 2021 donde habrán ya de poderse reelegir la próxima camada de diputados, una vez que sea aplicable la reforma política de 2014 en relación a la reelección. En el caso de los Senadores estos tendrán esa posibilidad en 2024. En principio podríamos pensar que habría interés por hacer una carrera legislativa.

Sin embargo podría ser también que viéramos un aumento en las licencias para dejar escaños y curules en ambas cámaras en las próximas legislaturas, particularmente antes de su segundo o quinto año de ejercicio. La razón es que ahora postularse por una Presidencia Municipal o una gubernatura tendrá un menor costo político, más aún podría ser conveniente, ya que si ganan habrán obtenido el cargo deseado, pero si pierden podrán regresar a su puesto como senadores o diputados y postularse además para la reelección, habiendo hecho un recorrido previo ante los electores que los posiciona al menos en conocimiento, siendo que el irse a los cargos federales muchas veces aleja a los políticos del entorno local.

El hecho es que las Cámaras están teniendo si no una baja en producción legislativa, por lo menos sí en lo que a calidad de lo que se legisla se refiere, lo cual se hace evidente con frecuencia. Incumplimiento de plazos, reveses en los tribunales de leyes aprobadas que violan la propia constitución y los derechos que ahí se otorgan a los individuos, ineficiencia de las políticas públicas que las mismas leyes establecen de las que no se obtienen los resultados esperados.

Las licencias y las suplencias a veces definitivas y a veces temporales, hacen complicada la continuidad de trabajos, la profundidad del análisis y en algunos casos se paga una curva de aprendizaje o de reaprendizaje tanto de propietarios como de suplentes.

Hoy el poder legislativo se encuentra casi paralizado, con comisiones que no sesionan y otras convocadas para desahogar asuntos que no alcanzan el quórum requerido por ausencia de legisladores. Si bien hoy la política y parte del electorado tienen sus ojos puestos en quién podría ser presidente, valdría la pena poner atención a quiénes quieren ser nuestros representantes en el poder legislativo, que hoy entre suplencias, licencias y campañas está inactivo, aunque sin duda cobrando.