| | www.codiceinformativo.com

MENU

PUBLICIDAD

»Armando Rivera increpa a Marcos Aguilar

La semana pasada circuló por redes sociales, parte de una entrevista periodística que le fuera formulada en la cabina de…



Por: Héctor Parra

La semana pasada circuló por redes sociales, parte de una entrevista periodística que le fuera formulada en la cabina de Radio Universidad, al ex presidente municipal de Querétaro, Armando Rivera Castillejos, referente a la actuación de su compañero de partido Marcos Aguilar Vega, actual Presidente Municipal de la Capital, respecto a su actuación. No le quedó más que increpar a quien fuera su pupilo. Armando literalmente acabó a Marcos.

Si bien dijo que no todo estaba mal en la administración municipal que encabeza Marcos Aguilar, como para tratar de no verse tan rudo, lo cierto que la crítica fue severa, lo calificó de un ignorante tanto a Marcos como a su Secretario de Gobierno. Ello por violar derechos ciudadanos, a pesar de que ambos son Licenciados en Derecho. Dijo que hay mucha molestia en la ciudadanía por tantas cosas que se están haciendo mal por parte de la administración municipal.

Citó como uno de los ejemplos el despilfarro del dinero con eso de la rehabilitación de la calle de Madero del Centro Histórico. Argumentó que habiendo tantas necesidades en otros lugares como la falta de los servicios púbicos más elementales, el dinero del erario se haya tenido que destinar a rehabilitar una calle que no necesitaba prácticamente nada. Y no le faltó razón al ex presidente municipal. Incluso los vecinos de la calle de Francisco I Madero, se molestaron por semejante arbitrariedad, por lo cual se opusieron y ante la pacífica protesta de los vecinos, elementos de la Guardia Municipal, se llevaron detenidos a varios queretanos que no hacían otra cosa que hacer uso de un derecho fundamental, como es la libre expresión. En tanto la delincuencia crece.

Igualmente criticó increpando al Presidente Municipal, por el incremento delincuencial en la capital del Estado; dijo que no era posible ese aumento, desde violaciones, robos y demás. Por supuesto todo ello atribuible a la ineficiente administración de Marcos Aguilar Vega. Crítica de Armando Rivera, que es sustentada por los queretanos de la zona metropolitana. Crítica que también es soportada por estadísticas nacionales en las que ubican a nuestra capital como las de más aumentos en la comisión de delitos. A la severa crítica se han sumado, aunque en menor intensidad los homólogos de Armando Rivera, como Guadalupe Murguía y Gerardo Cuanalo, quienes no pasan desapercibidos los problemas por los que atraviesan los capitalinos. Es más, los legisladores federales también se han lamentado por la falta de comunicación entre el grupo parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados, con el presidente municipal que ostenta los mismos genes políticos. Las cosas definitivamente no andan bien, la relación política totalmente destruida, desarticulada; en tanto Pepe Báes, parece no interesarle o no quererse meterse “entre las patas de los caballos”, para no ser pateado y salir lastimado de las manifiestas diferencia entre estos actores políticos del PAN.

No pasó por alto los problemas de las concesiones que ha otorgado el gobierno de Marcos Aguilar Vega, a particulares, como el de la basura, argumentando y con sobrada razón, que hoy hay basura por todos lados, lo que antes no sucedía; lo relativo a las lámparas de la luz pública y más; asimismo refirió al ultraje realizado a los comerciantes que vendían en la Alameda Hidalgo, que aun con la sentencia de amparo a su favor, se negaba a cumplirla. Pareció decir que el gobierno de Marcos Aguilar es un total desastre y no es para menos. Incluso calificó de ridículo al Presidente, cuando se pone a barrer o a podar el pasto; dijo que Marcos no fue contratado para eso, que el voto ciudadano lo llevó a gobernar, no a barrer las calles. Conclusión, Armando Rivera, también comentó que esperaba que las malas acciones del gobierno panista de Marcos Aguilar, no le afectara al PAN en las próximas elecciones. Así de simples y claras están las cosas.

De que hay una severa diferencia, no hay duda que esa existe y no parece haber alguien que pueda zanjar esas controversias entre quien fuera el desagradecido pupilo que no ve ni escucha -apenas oye-; y el maestro que le abrió las puertas de la escuela de la política y le enseñó las artes de gobernar, ubicándolo en un cargo de primer nivel, cuando aquel lo encumbró. Ahora, incluso, el pupilo convertido en soberbio “maestro”, ha despedido de su administración municipal a todos los allegados de quien fuera su docente. La diferencia ha llegado a un nivel en el que a nadie más parece interesarle y poner orden en las filas del panismo; en tanto que Ricardo Anaya, se pasea con Alejandra Barrales en un tórrido romance –solo político- para forma su Frente Democrático, que le permita colgarse de la candidatura presidencial de uno y la candidatura al gobierno de la CDMX, de la otra; ambos con el consabido temor de ser desbancados por Andrés Manuel López Obrador, en las preferencias electorales.