AMLO no gasta un peso en su manutención


Por Héctor Parra el 08/06/2020
 AMLO no gasta un peso en su manutención

Andrés Manuel López Obrador, confiesa que no gasta un solo peso, que su salario lo cobra y administra su esposa. Luego entonces si su esposa […]

Andrés Manuel López Obrador, confiesa que no gasta un solo peso, que su salario lo cobra y administra su esposa. Luego entonces si su esposa “saca” el dinero de su tarjeta de débito Bancaria ¿Quién firma los retiros o usa “nip”? La respuesta la dio el mismo López Obrador: su esposa. Un tercero hace uso del dinero del titular de la cuenta del Presidente, lo que no debiera permitir el Banco, excepción hecha si presenta una carta notariada de autorización. Precisamente esa es la razón por la cual las instituciones exigen la firma de supervivencia, para evitar que personas ajenas a la cuenta de débito dispongan de los recursos que le son depositados. La confesión del Presidente abre la puerta para que terceros y no el titular de la cuenta, cobren el dinero que se deposita en alguna institución Bancaria, sea por concepto salarial, pensión o jubilación. Otra pregunta ¿Qué hace la esposa con el dinero del Presidente? Al cobrar ese dinero, en automático para a formar parte de su peculio ¿Paga los impuestos por ingresar ese dinero a su patrimonio? Seguramente que no lo hace, por lo tanto hay evasión fiscal a cargo de la señora o ¿Acaso guarda el dinero bajo el colchón? El erario paga los gastos de la “pareja presidencial”, de tal manera que el salario debe ser ahorrado, dado que la esposa también tiene un salario, trabaja como investigadora de tiempo completo en la Universidad Autónoma de Puebla. Ya en el mundo de la especulación, si reunimos el salario de la esposa con el salario que cobra de su esposo, ambos se suman para el pago de los impuestos, seguramente no cumple con esa obligación. Vamos, simplemente atendemos a lo afirmado por Andrés Manuel, confiesa que su esposa se queda con su salario.

López también dijo que no maneja cuenta bancaria ni tarjetas de crédito, así ha vivido durante los últimos 30 años. De todos es conocido que Andrés Manuel López, no ha trabajado durante muchos años, él lo confiesa, siempre ha sido una incógnita ¿O un parásito? ¿Quién lo ha mantenido durante tantos años? La manutención no solo implica los alimentos; no, es todo aquello que un ser humano requiere para subsistir; gastos médicos, ropa, viajes, diversiones, transporte, alimentación, gasolina, luz, agua, etcétera. Andrés Manuel hizo campaña política por muchos años, viajó por toda la República Mexicana una y otra vez, incluso al extranjero ¿Quién o quiénes pagaron durante todos esos años la manutención de López Obrador? En su caso, los pagos de hoteles, renta de autobuses ¿Quién le compró el automóvil que usaba, la gasolina y el mantenimiento? Claro, durante todo ese tiempo no realizó declaración fiscal alguna, fue un “fantasma” para Hacienda, a pesar de sus enormes gastos de mantenimiento. Todo un evasor fiscal. Sin embargo, López “presume pobreza franciscana”. Aun los no asalariados pagan impuestos si tienen ingresos por otros conceptos ¿De qué vivió tantos años López Obrador? ¿De limosnas? Aún así debió pagar impuestos por las donaciones que recibió ¿Quién lo mantuvo, su esposa?

El Presidente, si no trabajó durante tantos años, ha sido sin embargo, asiduo consumidor, no produce absolutamente nada, de ahí que no logre entender los esfuerzos de los empresarios para generar empleos y producir riqueza; López no tiene la menor idea de la lucha que debe enfrentar el emprendedor, no solo el de invertir su capital –o pedir crédito-, lograr salvar los escollos de la autoridad para conseguir desde el permiso de uso de suelo, la licencia del giro, los permisos de protección civil, pagar por capacitar a los empleados para primeros auxilios, el pago de los seguros de riesgos, luego pagar el Infonavit, el IMSS, para terminar con la cauda de impuestos como el ISR. Andrés no tiene ni la menor idea de este calvario, por eso se le hace de lo más sencillo cancelar obras como la del aeropuerto de Texcoco, o el de la empresa Constellation Brands, o bien, rescindir contratos multimillonarios sin justificación legal alguna, por esa razón cómo va a entender López Obrador, si en toda su vida no ha emprendido un solo negocio, está acostumbrado a consumir, a gastar, jamás a generar un solo peso de riqueza con el esfuerzo de su trabajo.

De ahí que Andrés Manuel López sea bueno para gastar miles de millones del presupuesto público con ligereza, sin la menor responsabilidad, acostumbrado a satisface su ego personal. Esta es otra razón más para entender –en su ilógica manera de pensar- el por qué no le importa en lo más mínimo la pérdida de millones de empleos ¿Cómo va a importarle si en realidad no sabe lo que es trabajar y administrar el producto de su trabajo? Ni para eso sirve, deja en manos de la esposa para que esta sea la que gaste –ahorre en realidad- su salario, el estipendio del Presidente de la República. Su enorme, enorme defecto para asimilar las cosas, se aleja de la realidad para navegar en un mundo de mentiras, crea ficciones; pero, él pretende que crean que se trata de una virtud, de ahí que el ser pobre, tener solo un par de zapatos, un vehículo viejo, un par de camisas, vivir al día, incluso si depende de gobierno la subsistencia es mucho mejor, ser rico es malo; en verdad la mente del Presidente es una distorsión social de la realidad. Su manera de procesar las ideas no encuadra en ninguna lógica de la realidad. A grado tal que, si no estás de acuerdo con él, en automático te convierte en su enemigo, estás en su contra, eres contrario a su gobierno. El razonamiento de todas las asociaciones de Andrés Manuel López Obrador, son ilógicas.

Ver todas las columnas de Héctor Parra

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Ritos Falsos para perder la tranquilidad
EnBici.life
Fernanda Castillo: El futuro de una mujer fuerte
Pesos y Centavos
¿Los billetes son fuente de contagio?
Códice Informativo
El confinamiento, catalizador de la violencia doméstica