AMLO enfurece por el acuerdo del INE; viola el acuerdo nacional por la democracia


Por Héctor Parra el 27/03/2021
Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.
 AMLO enfurece por el acuerdo del INE; viola el acuerdo nacional por la democracia

Foto: Archivo

El martes 23 el presidente de la República firmó con los gobernadores el “Acuerdo Nacional por la Democracia” para no intervenir en el proceso electoral. […]

El martes 23 el presidente de la República firmó con los gobernadores el “Acuerdo Nacional por la Democracia” para no intervenir en el proceso electoral. Este día, AMLO violó el “acuerdo”. Solo 3 días duró otra de las promesas que no acostumbra a cumplir el titular del Poder Ejecutivo. No observa sus compromisos. No es digno de confianza.

AMLO “se alocó, se descoció” más de lo acostumbrado. Lo hirió la estocada hasta el puño. Sintió el golpazo legal al hígado que dio el Consejo General del INE a su compadre Félix Salgado Macedonio, al quitarle la candidatura por incumplir la legislación electoral.

López llamó al acto jurídico administrativo como “¡Atentado a la Democracia!”. Claro, desde su inepto y oblicuo punto de vista. ¡Atascado! Su lenguaje “florido de vituperios es muy basto”. Fue lo que aprendió en 14 años en la carrera de Ciencias Políticas, a ofender a sus opositores. Esa actitud es común en los “fósiles picapleitos” universitarios. López es la prueba fehaciente y viviente de ello.

El presidente aseguró la mañana de este viernes que es un atentado a la democracia el retiro de registro a las candidaturas de aspirantes de Morena, efectuado por el INE. Claro, le molesta acatar las leyes. Ante esa conducta beligerante, embiste a cualquiera para desprestigiarlo; lo ha dicho y lo demuestra constantemente.

Dijo: “Cómo voy a quedarme callado como presidente. Es un atentado a la democracia, así de claro, es juego sucio, es antidemocrático”. “Yo siempre voy a defender la democracia (su democracia), y no voy aceptar que por intereses de mafias, por los intereses de la maleantada de los malandros de cuello blanco, se pisotee la democracia”. “Pueda ser que no coincidamos, pero yo siempre digo lo que pienso”. ¡Más bien no piensa lo que dice! No razona. Desconoce el derecho, su arma política es la calumnia para desprestigiar a sus “adversarios”.

Luego reconocería su estupidez al expresar que serán las autoridades correspondientes las que van a decidir (otra vez la dislalia de su vocabulario): “pero yo ya hablé, porque no me voy a quedar callado en un asunto que nosotros padecimos mucho”. La autoflagelación es otra de sus “armas” de autodefensa, haciéndose la víctima. Si ello fuese así, nunca hubiera llegado al gobierno del DF. En aquel entonces falsificaron (los datos) su constancia de residencia para poder competir, fue el priista Ernesto Zedillo Ponce de León su protector. La demencia senil no lo perdona.

En su conferencia de prensa, que más parece sesión de quejas, sostuvo que hay muchísimos casos de cómo las actuales autoridades electorales entregaban candidaturas a quienes no reunían los requisitos, por consigna de los presidentes de la República. Discurso del odio y descalificación. Jamás ha presentado prueba alguna que demuestre sus dichos; legalmente carecen de validez, luego entonces se califican de mentiras. Sin el afán de prejuiciar, es indudable que AMLO debe estar mal de sus funciones cerebrales. Bueno, en esta ocasión estaba tan molesto que habló de “corrido”, sin balbucear soltó la retahíla de “falsedades”.

López llegó a la conferencia con todo su armamento difamatorio en contra de los consejeros generales del INE. Siguió la tunda: “En la pasada elección le dieron registro de candidato a quien no reunió los requisitos, pero como se los ordenaron, a los mismos que están ahora, les dieron el registro, y lo mismo a los otros partidos, entonces no es un asunto menor”. Olvida los delitos que cometió con su Fideicomiso, por medio del cual “lavó más de 200 millones de pesos”, dinero que llevó a la campaña de su partido político.

Seguramente López no pudo dormir después de lo resuelto por el Consejo General. En su perorata también dijo: “Muy extraño que hayan avalado la cancelación de registros, antes no lo hacían”. Y cómo no hacerlo si parece que la mayoría de los anulados se pusieron de acuerdo para no cumplir con los requisitos de la fiscalización. Está el caso de Alfonso Durazo, candidato al gobierno de Sonora, no fue sancionado, claro, cumplió con la normatividad.

Siguió la lluvia de incoherencias del presidente de la República: “Es extraño porque antes no lo hacían, ahora están convertidos en el supremo poder conservador, ya deciden quién es candidato y quién no, antes no era así, a lo mejor ya cambiaron las leyes, o antes no se aplicaban y ahora sí se aplican” ¿Así o más torpe? AMLO no logra entender que son temas del “acuerdo de no intervención”, se comprometió (por escrito) a no intervenir en apoyo de candidatos o partidos o ¿solo aplica a los gobernadores y a él no? Además, son temas de las autoridades electorales, no del presidente.

Siguieron las falacias lopistas: “El acuerdo del INE me recordó a lo que ocurrió en 2009 con Clara Brugada a quien le cancelaron su candidatura por el PRD a la alcaldía de Iztapalapa”. “Luego nos enteramos (¡¿y las pruebas?!) de que era un acuerdo de arriba, porque no querían que ella fuera la candidata, sino otra señora vinculada con un dirigente que tenía muchas influencias con uno de los jefes políticos de México”.

Tal cual a él le sucedió, ejemplo vivo del fraude a la ley; sin tener derecho a ser candidato a jefe de gobierno del DF, le expidieron constancia de residencia de forma ilegal. ¡Las calumnias del presidente difaman! Calificó como: “un verdadero fraude electoral, y es muy parecido a lo que ocurrió ayer”. “Pero es parecido; no nos gustas tú, busco un pretexto cualquiera y te elimino, yo eso nunca lo voy a ver bien, y espero que comprendan que no es una intromisión de una decisión del INE, es que yo fui víctima de esas maniobras”. La flagelación en tiempos de “Semana Santa”.

El “acuerdo” sirvió para dos cosas. Para el espectáculo mediático y para nada. En la misma semana de la suscripción, AMLO lo incumplió. El peligro que representa es de gravedad, el presidente de la República demuestra que descalificará cualquier acción de las autoridades electorales que no le agrade, intenta incidir en los resultados de la jornada electoral. A como dé lugar, quiere seguir “gobernando la Cámara de Diputados”. Literalmente esquizofrénico con solo pensar en la pérdida del meta poder que ejerce por medio de los abusos que le aprueba su bancada.

¡AMLO representa un peligro para el desarrollo democrático y la vigencia de las instituciones de México!

Ver todas las columnas de Héctor Parra

Nuestra red editorial


Codicegrafía
El templo hundido en Infiernillo
EnBici.life
Alex Acero: Sin paradigmas
Pesos y Centavos
¿Cómo borro mi buró de crédito?
Códice Informativo
Deserción escolar, otro síntoma de la pandemia