AMLO acostumbrado a la mentira y al fracaso


Por Héctor Parra el 22/04/2022
Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.
 AMLO acostumbrado a la mentira y al fracaso

Foto: Especial

Aseguró que en 3 años México tendría un sistema de salud como el de Suecia

López Obrador aseguró que en su gobierno tendríamos un sistema de salud semejante al de Inglaterra o Dinamarca. Hecho que aseguró en Tampico, Tamaulipas el 17 de octubre de 2018, siendo candidato electo. 

 

El 16 de abril de 2019, ya en funciones de presidente de la República, AMLO aseguró que en 3 años México tendría un sistema de salud como el de Suecia, Canadá o de los países nórdicos. Ya no sería como el de Inglaterra o el de Dinamarca. 

 

Para mejorar el sistema de salud, el presidente “destruyó el Seguro Popular”, para montar su proyecto por medio del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi). Presionó a los gobiernos de los estados para que cedieran sus instalaciones hospitalarias y en ellas funcionara el Insabi. Quienes no firmaran el convenio leonino no tendrían apoyo federal para la prestación de servicio del sistema de salud. Varios gobiernos se resistieron a la firma. 

 

Para terminar con la supuesta corrupción en la compra de medicamentos e insumos hospitalarios, AMLO decidió contratar con la UNOPS, organismo dependiente de la ONU. Supuestamente para lograr mejores precios, vetó a los laboratorios mexicanos y a quienes surtían de medicamentos e insumos, dado que, según López Obrador, eran la raíz de la corrupción. Destruyó la cadena de distribución de medicamentos. Por supuesto, jamás probó la existencia de la supuesta corrupción. 

 

La UNOPS ha sido incapaz de satisfacer las necesidades requeridas por el sistema de salud, de tal suerte que el desabasto de medicamentos e insumos ha calado hasta en el 40% en el bolsillo de los mexicanos que carecer del sistema de salud pública. Millones de medicamentos y material hospitalario no se ha podido comprar; los medicamentos no se tienen a la mano como en la farmacia, hay que solicitarlos a laboratorios y estos a elaborarlos, además de dar preferencia a los primeros pedidos. 

 

Incapacidad manifiesta acompañada de opacidad. Poco más de 31 millones de mexicanos se han quedado esperando el sistema de salud como los del “primer mundo”, según lo prometido por el presidente de la República. Sin “Seguro Popular” el Insabi no logró sobrevivir. 

 

Ante la mentira y el fracaso, AMLO cambia de ruta para crear IMSS-Bienestar. Poco falta para declarar en “banca rota el sistema de salud Insabi”. La idea es cargarle al IMSS la responsabilidad de atender a los más de 31 millones de mexicanos que carecen de “salud universal”. Solo falta que se le ocurra al presidente dar dinero a esos 31 millones de mexicanos para que atiendan su salud y acudan al hospital de su preferencia, como lo hizo con las Instancias Infantiles. 

 

El IMSS no tiene la capacidad para atender a su propia “clientela”. Así que, renuevan la idea para volver a contratar con los gobiernos de los estados para que cedan en propiedad todos los inmuebles al gobierno federal y en ellos brindar el sistema de salud “de primer mundo” que ofreció AMLO. Los contratos que firmaron con el Insabi, dejarán de tener vigencia. El gobierno de Tlaxcala, el primero en firmar. Pero, los convenios son de primaria, carecen de detalles esenciales; entre otros ¿Quién pagará los servicios públicos de los hospitales? ¿Quién cubrirá los honorarios del personal médico? 

 

Por si las mentiras y fracasos no fuesen suficientes en el actuar del presidente López Obrador, resulta que la UNOPS no puede brindar información alguna sobre los contratos de las compras de medicamentos e insumos. Total opacidad en el gasto de miles de millones de pesos. El organismo de la ONU, no está sujeto a norma alguna de transparencia en México. Y los mexicanos, sin el sistema de salud prometido, ni medicamentos para atender sus enfermedades y si casualmente logra encontrarlos debe pagar de su bolsillo, dado que ningún sistema público de salud los tiene, entiéndase IMSS, ISSSTE o Insabi. Por eso el presidente puede presumir de ahorros al presupuesto a costa de la salud pública de los mexicanos. 

 

Recomiendo leer el interesantísimo análisis de compra y sus complicaciones realizado por José Arturo Granados-Cosme, M en Med Soc; Carolina Tetelboin-Henrion, D en CS; María de los Ángeles Garduño-Andrade, D en C en Sal Col; José Alberto Rivera-Márquez, D en Epid y S Pob; y Rosa Haydeé Martínez-Ojeda, M en C. Avalado por la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco y la Dirección General de Evaluación del Desempeño, Secretaría de Salud. Se trata de un análisis cualitativo del abasto de medicamentos en México. Evaluación en los servicios a población no asegurada. 

 

Existe otro análisis actualizado, realizado por IMCO.org.mx, en referencia al cuello de botella y opacidad en las comparas multimillonarias que realiza el gobierno de AMLO, con la UNOPS. 

 

Conclusión. El presidente López Obrador, no se cansa de mentir y sus fracasos son evidentes. En lugar de resolver el problema, lo complicó. Las pruebas desmienten su fastidiosa retórica. Ni sistema de salud de primer mundo y sin medicinas. Va por otro intento de sistema de salud que anuncia su fracaso: IMSS-Bienestar. Seguirán los mismos que no han dado resultado en 3 años 5 meses de gobierno. 

 

Héctor Parra Rodríguez 

 

 

 

Nuestra red editorial

CodiceInformativoLogo
Movil QroBus “no ha cumplido” con mejorar el servicio: IQT