A grandes males… grandes remedios


Por Andrés González el 15/10/2020
 A grandes males… grandes remedios

Por el crecimiento poblacional desmedido –y el estado es imán para atraer inversión– que se aceleró particularmente en el municipio en lo que va del […]

Por el crecimiento poblacional desmedido –y el estado es imán para atraer inversión– que se aceleró particularmente en el municipio en lo que va del siglo, es que al seno del Ayuntamiento de Querétaro se urgió “garantizar certeza jurídica a los residentes que adquieren una vivienda en un fraccionamiento autorizado –no irregular- que ofrezca certeza jurídica y que ampare también a los propios desarrolladores y sea basamento para que las autoridades municipales puedan proporcionar toda clase de servicios”.

Así se acordó en sesión ordinaria de Cabildo, para presentar una iniciativa ante la LIX Legislatura del Estado que vendrá a beneficiar a unos 200 mil queretanos y recibir mejores servicios municipales.

La sesión fue apenas este martes pasado.

Se trata de una de las mayores e importantes decisiones de este cuerpo colegiado, el Cabildo, para darle certeza jurídica a la propiedad privada, de proteger los intereses de los propios desarrolladores inmobiliarios que intentan crecer dentro de las normas establecidas, pero también de que en al menos unos 200 fraccionamientos de este municipio se establezca el derecho de recibir mejores servicios municipales.

Esta misma iniciativa viene también a agilizar todo el papeleo para la llamada “entrega-recepción” de estos fraccionamientos y que, por algún motivo, anteriores administraciones habían tenido obstáculos de índole legal para poder realizar esta necesaria tarea.

Es pues –y una vez que la iniciativa se convierta en ley- una de las acciones grandes, importantes y trascendentes de este trienio, en un problema que se venía alargando por el dejo de las partes.

Y esta administración municipal que encabeza Luis Bernardo Nava, decide “tomar al toro por los cuernos”, como se dice en lenguaje coloquial, resultando como primer beneficiado el propio ciudadano al contar con seguridad jurídica de sus bienes.

Y exigir, por su parte, los servicios municipales.

El número de fraccionamientos irregulares –alrededor de 200– da una idea de que el “tumor social” no es precisamente pequeño.

“Esta es la base de la iniciativa de ley que nos va a permitir dar mayor certidumbre y transparencia a la propiedad privada, pero también mayor seguridad a los inversionistas y desarrolladores inmobiliarios. En suma, se trata de brindar en tiempo y forma los servicios básicos –ojo con esto– a los fraccionamientos que se entreguen”, fue el señalamiento que hizo el alcalde Nava ante al pleno del Ayuntamiento.

Este proceso de regularización que hasta ahora estaba lleno de requisitos, permitirá agilizar estos trámites y entregar resultados de índole legal, en un tiempo no mayor a los 40 días. Es más, la nueva ley establecería que no es necesario regularizar todo el desarrollo, sino inclusive hacerlo por etapas o secciones, en una tarea en la que tendrán que ver “todos”, desde el gobierno municipal como rector, hasta los desarrolladores, las asociaciones de colonos y los propios comités vecinales.

El tema desde luego no es sencillo, pero viene a demostrar, con el basamento de la ley, que vivir dentro del orden jurídico en cuestión de propiedad inmobiliaria; el primer beneficiario es el ciudadano.

Y los nombres de las colonias se pierden en el crecido número, por el dejo que a este problema se le venía dando. Por las partes, desde luego. Solo por mencionar algunas a las que les urge regularización y cumplir con el necesario trámite de “entrega-recepción” están las colonias Fundadores II y Fundadores III, así como Paseos del Pedregal. Y otras más, muchas más, hasta acercarse a las 200 colonias.

De ese tamaño es el problema, de esa dimensión ya es Querétaro capital. Vaya que ha crecido.

“En esta administración –para que se note la voluntad de hacer bien la tarea– no nos quedamos con lo que no se puede. Encontremos mejor la manera de ver lo que sí se puede. Así lo hemos venido realizando”, dijo Nava para señalar que viene en serio esto de meter en cintura a fraccionadores irregulares y brindar certeza jurídica a miles de queretanos que hasta esa administración acudían en demanda de seguridad social y mejores servicios.

Y una colonia no entregada era pretexto para no llevar los elementales servicios como la vigilancia municipal –seguridad, pues–, alumbrado público, recolección de basura, por citar los primarios y más urgentes.

Con esta ley ya no habrá pretextos de la autoridad municipal, pero tampoco la posibilidad de que los desarrolladores se hagan los desentendidos.

Y el que sale ganando, a todas luces, es el ciudadano.

La iniciativa fue entregada ayer a la LIX Legislatura del estado por el propio alcalde Luis Bernardo Nava.

A grandes males –y este es uno de ellos en las ciudades con crecimiento explosivo– grandes remedios.

El municipio de Querétaro camina en esa ruta.

Ver todas las columnas de Andrés González

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Educación a distancia, un reto para los profesores durante la pandemia
EnBici.life
Mauricio Ochmann: Bajo el reflector
Pesos y Centavos
¿Qué hacer si aún no puedo pagar mi crédito?
Códice Informativo
Conoce el área COVID del Hospital General de Querétaro