Profesionalización Policial, el hito queretano


Por Staff Códice Informativo el 18/02/2020
 Profesionalización Policial, el hito queretano

Foto. Especial

Con la entrega de 33 grados policiales por concurso de mérito, PoEs inaugura una nueva etapa en su vida institucional, con policías preparados, evaluados, y con una estructura de grados que les permite pensar en un proyecto de vida

Si tuviera usted que representar a un policía estadounidense o uno europeo, ¿qué imagen utilizaría? Seguramente escogería imágenes de policías fornidos, perfectamente vestidos, con equipamiento de última generación. Seguramente lo representaría como una autoridad inquebrantable, con reconocimiento social, con estudios universitarios, capacidad de toma de decisiones y seguramente, con habilidades en el uso de la fuerza que le permitan controlar situaciones de riesgo.

Si el ejercicio consistiera en representar a un policía mexicano, ¿acaso no elegiría una imagen que condense exactamente la antítesis de lo arriba mencionado? Si así lo hiciera, probablemente no se equivocaría. A nivel nacional, y de acuerdo con lo reportado por el Sistema Nacional de Seguridad Pública, apenas el 46 por ciento de los policías mexicanos cuentan con el Certificado Único Policial, una validación a nivel nacional que consiste en la acreditación de cuatro evaluaciones: Control de Confianza, Academia Policial, Competencias y Desempeño.

Más de la mitad de los policías del país no cuentan con el CUP, lo que implica que no hay certeza sobre su nivel de profesionalización; son, por decir lo menos, policías empíricos, pero en todo el país hay un estado que sobresale de manera especial: ese estado es Querétaro.

En Querétaro, el 100 por ciento de los policías, incluyendo a los de corporaciones estatales y municipales, cuentan con su CUP: están certificados, son profesionales. Esto, que aparentemente es un trámite burocrático, implica un hito a nivel nacional.

Con la cobertura total de CUP para todos los elementos estatales, la Policía Estatal (PoEs) llevó a cabo un ejercicio inédito: el Concurso por Oposición para la Obtención de Grados.

Aunque usted no lo crea, al menos en los últimos 50 años, es decir prácticamente desde que existe la policía como hoy la conocemos, no se había realizado un procedimiento en el que, a partir de la evaluación de sus méritos, los elementos pudieran participar para el ascenso de grados, con lo que no solo escalan en el organigrama jerárquico de la corporación y mejoran sus condiciones económicas; además, acceden como nunca antes a la posibilidad de plantearse un verdadero proyecto de vida con los beneficios implícitos en una carrera de servicio basada en la disciplina y la mejora continua.

El esfuerzo no ha sido menor, tuvo que trabajarse por cuatro años para llegar a este momento; primero con la depuración, dejar fuera a los elementos que no debían ni podían ser policías. Después disciplinarlos y evitar los espacios de corrupción institucionalizada, en tercer lugar, avanzar en la capacitación hasta llegar a la anhelada certificación. Con todos los policías en un rango estándar de capacidad certificada llegó el momento, elegir la estructura de mando.

Este lunes se entregaron por primera vez en la historia de PoEs 33 grados a policías que demostraron en una serie de pruebas que cumplen con los requisitos que se establecen en la ley; todo a partir del cumplimiento del CUP, como no sucede en ningún estado del país.

Con un piso parejo para todos, los policías estatales se sometieron a un procedimiento en el que el mérito, y no las relaciones políticas y personales, es el gran protagonista.

Esto último no es menor, en toda la historia de la policía estatal, los cargos de mando en la corporación eran definidos por oficios administrativos; ¿Quiénes los ostentaban? No necesariamente quienes tuvieran las mejores condiciones, la mejor experiencia, los logros y conocimientos necesarios para asumir la responsabilidad, sino quienes tuvieran mejores relaciones y mayores habilidades políticas.

Pero esto llegó a su fin. Con la estructura de grados basada en el mérito probado, el organigrama de Policía Estatal estará anclado en los elementos que reúnan las mejores condiciones; y quienes hacen una carrera policial tienen ahora la certeza de que su dedicación y su servicio a favor de los queretanos será el que determine, a través de pruebas objetivas, su rango en la corporación.

Esto es lo más importante que ha sucedido en una corporación policial, ahora la estructura de mando está en manos de los mejores policías. En ellos está que esto perdure y no regrese el influyentismo, el nepotismo y el abuso de poder para elegir a quien no sabe o no debe proteger y servir a la comunidad, como dice el lema de la policía de proximidad.

Este tipo de procesos abonan al abatimiento de la corrupción y construyen una policía de garantías para el futuro. Sin importar los vaivenes políticos, la Policía Estatal, a través de estos concursos, se asegura contar con los mejores elementos en los espacios de toma de decisión, y ofrece a todos la perspectiva de una carrera fructífera y justa.

A partir de ahora, cuando piense en cómo representar a un policía mexicano, tal vez tenga que hacer una excepción, porque los policías queretanos no entran dentro del típico estereotipo.

Gracias a los esfuerzos institucionales que se han llevado a cabo para garantizar la profesionalización de los policías queretanos, poco a poco la imagen de estos será más parecida a la de los estadounidenses y europeos, y se aleja cada vez más del policía mexicano común.

Y esto, en definitiva, tiene un impacto en la manera en la que, en Querétaro, se enfrentan los complejos retos que plantea la inseguridad en todo el país; al final del día, Querétaro podrá ser una especie de oasis, pero no deja de estar en medio de un desierto en el que el rezago es la regla.

Hoy, por lo menos, en Querétaro podemos estar tranquilos de que estamos mejor preparados para enfrentar la inseguridad con un cuerpo policial profesional y probado. Lamentablemente, los demás estados del país no pueden contar la misma historia. ¿Será esa una de las explicaciones de por qué estamos como estamos?