| | www.codiceinformativo.com

MENU

»La guerra de los sindicatos

Ciudades como Pittsburgh o Detroit en su momento estuvieron a punto del colapso bajo el peso de sindicatos fuera de control



Por: Staff Códice Informativo
Jesus Llamas

Foto: Archivo

Por primera vez en la historia Querétaro, ciudad levítica que cambió los claustruos por lineas de producción, dos Los diferentes sindicatos que operan en la entidad, cada uno con su propia visión e intereses políticos, se han hecho más visibles en los últimos días, sobre todo por la cercanía de la celebración del primero de mayo.

Por un lado está la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), cuyo líder nacional es el senador por Morena Pedro Haces y quién el pasado 3 de marzo estuvo en Querétaro para tomar protesta al nuevo Comité Ejecutivo Estatal que presidirá Antonio Castelán Guarneros, extitular de la CROC, y Jesús Llamas Contreras como secretario regional. Un detalle interesante es que Llamas estuvo al frente del sindicato rival, es decir, la Confederación de Trabajadores de México, mejor conocida como CTM.

El nuevo líder de la CTM en Querétaro es José Cruz Araujo, quien ha iniciado una confrontación abierta con Llamas, por rencillas que se fueron generando por la lucha del poder. Cabe recordar que a su toma de protesta como secretario general acudió Carlos Aceves del Olmo el pasado 8 de febrero.

En dicho evento se produjo la “defenestración” de Jesús Llamas, quien mantenía ocupadas las instalaciones de la CTM. Básicamente, se le obligó a desalojarlas a la par de que se le desconoció cualquier responsabilidad dentro del sindicato y se reconoció como líder a Cruz Araujo. Casi un mes después, Llamas era nombrado secretario general de la CATEM.

Para hacer todavía más complicado el panorama sindical en el estado, además de estas dos Federaciones, en la entidad figuran infinidad de sindicatos independientes, entre ellos los sindicatos universitarios, entre los que destaca la Coalición Sindical de Querétaro, COSIQ.

Conformada apenas el pasado 3 de marzo, esta organización es la contraparte de la ASTEQ, siglas de la Alianza Sindical de Trabajadores del Estado de Querétaro, que encabeza Alejandro Olvera, secretario general del STIRT. Este sindicato está entre los principales promotores del desfile por las calles de Querétaro, suspendido desde el 1 de mayo de 2016, después de que un grupo de maestros de la CNTE arrojará gorras y playeras al templete donde estaba el gobernador Francisco Domínguez.

Por otra parte, surgió también recientemente la COSIQ, una agrupación de sindicatos que no quisieron seguir a Jesús Llamas a la CATEM, pero que tampoco aceptan a la CTM de J. Cruz. El organismo está presidido por Lilia Morales Carmona, secretaria general del Sindicato de Empleadas Domésticas del Estado de Querétaro y la acompañan Neftalí Horacio Mendoza, del sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción y Héctor Mauricio Castillo Ortiz, del Sindicato de Trabajadores de la Industria Agropecuaria, entre muchos otros.

Los integrantes de la COSIQ dicen representar a más de 37 mil trabajadores de al menos 10 sindicatos locales y descartaron que vayan a participar en el desfile convocado por la ASTEQ.

La participación en el el desfile de trabajadores es la manzana de la discordia en el contexto de la realidad sindical que se vive en Querétaro. Por este motivo, el gobierno estatal en compañía de diversos actores políticos y económicos ha impulsado la firma de un acuerdo de paz laboral que evitaría retomar esta práctica.

 

De momento, el hecho es que Querétaro se ha convertido en una de las capitales industriales del país, lo cual necesariamente se refleja en el fortalecimiento de los sindicatos y en las luchas que estos mantienen entre sí para asegurar cotos de poder.

¿A dónde podría conducir todo esto? Solo el tiempo puede decirlo. Sin embargo, ciudades como Pittsburgh o Detroit en su momento estuvieron a punto del colapso bajo el peso de sindicatos fuera de control.