| | www.codiceinformativo.com

MENU

PUBLICIDAD

»Legislación sobre productos naturistas beneficia a grandes farmacéuticas: Distribuidores

Emmanuel Zúñiga, Presidente de la Federación Nacional de la Industria de Herbolaria y Medicina Alternativa, Tradicional y Naturista (FNIHMATN), indicó que hay una “persecución” contra quienes distribuyen y producen remedios naturales



Por: Staff Códice Informativo
árnica

Árnica/ Foto: Especial

Diversas organizaciones de medicina natural como la Federación de la Industria de Herbolaria y Medicina Alternativa, Tradicional y Naturista en México y el Instituto para la Protección de la Salud Natural en la Unión Europea denunciaron que tanto en México como en diversas partes del mundo existe una tendencia para desaparecer la medicina tradicional y naturista en beneficio de las grandes farmacéuticas internacionales.

Como ejemplo de lo anterior, citaron el reglamento 1924/2006/EC de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria en Europa y los artículos 215 y 216 de la Ley General de Salud en nuestro país, ambos promovidos por la Cofepris y encaminados a sancionar el uso de 432 hierbas utilizadas por siglos en la medicina herbolaria mexicana.

Emmanuel Zúñiga, Presidente de la Federación Nacional de la Industria de Herbolaria y Medicina Alternativa, Tradicional y Naturista (FNIHMATN), precisó que estas prohibiciones orillan a los consumidores a recurrir a medicamentos alópatas que, a decir del especialista, ponen en riesgo la salud de la población.

Mencionó que entre los productos sancionados por la la Cofepris se encuentran hierbas como el Tepezcohuite, la Hierba del Sapo, Árnica Mexicana, Ruda, Anís Estrella y Cola de Caballo, las cuáles están siendo retiradas del mercado poco a poco aunque en una cantidad cada vez mayor.

Los artículos 215 y 216 de la Ley General de Salud, señaló Zúñiga, establecen una serie de normas de etiquetado y de condiciones de producción que sólo pueden conseguir los grandes laboratorios farmacéuticos, y que resultan imposibles para los pequeños laboratorios que producen los tratamientos herbolarios. }

Además, indicó el especialista en hierbas, la Cofepris prohibió el uso de 432 plantas tradicionales medicinales en tés, infusiones, ungüentos y productos herbolarios como pomadas, suplementos alimenticios, jarbes, dada su supuesta toxicidad, aunque sí pueden utilizarse farmacéuticamente para la elaboración de medicamentos por los grandes laboratorios.

Consideró estas medidas como una sentencia de muerte para el sector herbolario, al que se está condenando “al fracaso y la extinción”.

Una normatividad irreal y económicamente inalcanzable para el sector herbolario (formado por micros y pequeñas empresas), prohibición de uso de plantas medicinales tradicionales, decomisos de productos deliberadamente confundidos con productos milagro y multas desproporcionadas y fuera de la ley (la ley establece que las multas no pueden ser superiores al valor del negocios pero en la práctica lo son y por mucho) parecen ser los ingredientes con los que se pretende lapidar la medicina herbolaria en favor de los intereses de grandes capitales”, manifestó.

En el mismo sentido, Zúñiga detalló que esto no es exclusivo de México, sino que nivel mundial se presenta una tendencia a aniquilar la medicina alternativa como lo ha denunciado ya en Europa el Instituto para la Protección de la Salud Natural.

Se trata de una ofensiva sin precedentes contra nuestro derecho de curarnos de forma alternativa a la medicina moderna para garantizar beneficios económicos a la industria farmacéutica al orillar a los pacientes a consumir sus productos a falta de alternativas”.

En México, la FNIHMATN ha solicitado reiteradamente a la Cofepris que presente los estudios de toxicidad que justifiquen la prohibición de las 432 hierbas medicinales sin obtener respuesta alguna. “Y es que siendo utilizada por el 80% de los mexicanos, la medicina herbolaria genera $600 millones de pesos anuales, una cantidad que no es despreciable”, detalló Zúñiga.

De acuerdo con el presidente de la FNIHMATN, la organización representa a los campesinos que siembran y recolectan plantas medicinales así como a los productores de remedios, tratamientos y suplementos alimenticios con ellas elaborados, a los locales que los comercializan y a los terapeutas que los usan y recomiendan.

Su objetivo es defender, preservar y difundir la medicina tradicional indígena herbolaria así como las medicinas naturistas y alternativas que de ella se desprenden o que de alguna forma hacen uso de las hierbas y plantas cosechadas por los campesinos mexicanos.