PUBLICIDAD
Minuto X Minuto »
Miguel Parrodi

Miguel Parrodi

Queretano por adopción. Estudió Derecho en la Universidad Panamericana. Funcionario en los tres órdenes de gobierno. Apasionado de la política, la historia, el béisbol y el fútbol americano.

Místicos del voto

Por: Miguel Parrodi
18/03/2013 10:14 pm

 

  “Los astrónomos no habían acabado de descubrir nuestro sistema solar y nosotros ya éramos demócratas. Los físicos no habían creado la bomba atómica y nosotros ya éramos demócratas. Suiza no le había dado derecho de voto  a la mujer y nosotros ya éramos demócratas. Los norteamericanos de color no podían ser admitidos en muchas de las universidades de su país y nosotros ya éramos demócratas. La moda mundial eran los totalitarismos y nosotros ya éramos demócratas”. Carlos Castillo Peraza

Con el amanecer sombrío del 2 de julio pasado, fue evidente para el partido blanquiazul la necesidad de grandes cambios tanto en la vida interna como en el trabajo hacia la ciudadanía. Era patente la lejanía de las dirigencias nacionales y estatales no sólo con la base panista, sino incluso hacia sus propios candidatos.

¿Durante la campaña federal en cuántas ocasiones escuchamos que Josefina Vázquez Mota, no estaba suficientemente arropada por su dirigencia?

¿Cuántos candidatos a las diputaciones locales o presidencias municipales no gozaron del respaldo de sus dirigentes estatales o municipales? Lamento decir, que fueron muchos y en todos los rincones del país.

¿Cuantos panistas se sienten representados por sus liderazgos nacionales, estatales o municipales?

A lo largo de la historia de Acción Nacional, su mayor atributo ha sido su democracia interna. El derecho de los militantes de este partido de elegir a sus candidatos, lo distinguía y alejaba de las otras instituciones políticas mexicanas; del PRI que se allana a la decisión del más poderoso de sus integrantes; o del PRD que es cooptado por sus liderazgos caudillescos.

La vocación democrática de Acción Nacional es tan patente, que incluso fue ocasión de mofa por parte de algunos actores políticos, como el ex presidente Adolfo Ruiz Cortines que los llamaba, despectivamente: los “místicos del voto”.

No obstante, el método de elección de sus dirigencias nacionales y estatales no cumplía con los cánones democráticos, dado que los militantes no gozaban de la prerrogativa de elegirlos en forma directa, sino que eran designados por el voto de los consejeros nacionales o estatales, respectivamente.

Lo anterior,  provocaba que las dirigencias fueran “secuestradas” por el reducido número de notables blanquiazules que los elegían y era a ellos a quienes les debía el ungimiento y por lo tanto, a quienes buscaban complacer.

En cambio, al militante común y corriente se le conocía apenas, se le escuchaba poco y nunca se le rendía cuentas.

Esta situación cambió con la determinación tomada en la 17ª Asamblea Nacional Extraordinaria del blanquiazul del pasado 16 de marzo que “establece que las dirigencias nacionales y estatales serán elegidas por el voto directo de los militantes”, lo que ya acontece en el caso de los presidentes de los comités municipales.

De esta manera, quienes pretendan dirigir los destinos del PAN en cualquier Comité, deberán ganarse la simpatía de cada uno de sus correligionarios y no sólo del pequeño grupo de consejeros que en el caso nacional son poco más de 300 y en el Estado de Querétaro, apenas supera los 80.

El militante panista es por lo general aguerrido, crítico y propenso al debate interno, su experiencia democrática así lo ha forjado. Es hora de que quienes pretendan encabezar los destinos del blanquiazul se sometan a la difícil aduana del agudo cuestionamiento del correligionario. Es tiempo de que gasten la suela del zapato en búsqueda del domicilio del compañero panista. Ya es tarde para que suden la camiseta en búsqueda del voto de su colega.

Mucho se ha hablado de los grandes retos que el PAN tiene por delante.  Diversas voces han coincidido en que Acción Nacional será atractivo nuevamente al electorado, en el momento que regrese a aquello que lo hizo “distinto y distinguible”. En este sentido, la decisión de entregar a la militancia la facultad de elegir a sus dirigentes, es un primer paso en esa dirección.

Seguramente usted estimado lector tendrá una mejor opinión sobre el particular.

Mail:                     miguelparrodi@hotmail.com

Twitter:              @MiguelParrodi